Algo más que un producto de necesidad

Sanitary napkins and tampons on white background

Es un hecho. La menstruación no es un lujo, pero en algunos países siguen tratándola fiscalmente como tal, sin ir más lejos, en Reino Unido. Muchos lo ven como un impuesto sexista… y lo cierto es que no están faltos de razón.

Mientras, a unos cuantos miles de kilómetros de aquí, se acaba de aprobar la distribución gratuita de productos de higiene menstrual íntima en escuelas públicas, cárceles y albergues para las personas sin hogar de Nueva York. ¡Por unanimidad!

Según recoge la BBC, la ciudad de los rascacielos se ha convertido en la primera gran urbe del país en implantar este programa. Lo cierto es que no nos puede parecer más lógico: ¿puede un producto que va a necesitar la mitad de la población mensualmente durante 35 años estar tasado con uno de los impuestos más elevados? Ni puede, ni debe. Debe ser reconocido como un producto de uso básico y necesario. Por eso, Bill de Blasio, su alcalde demócrata, ya se ha mostrado favorable a esta iniciativa social: “Los tampones y las compresas no son lujos, sino productos de primera necesidad”, dijo en declaraciones citadas por 20 Minutos.

¿Pero sabéis quién está detrás de esta iniciativa? La concejal Julissa Ferrares-Copeland, quien afirmó que no le importaría darse a conocer como la “legisladora del período”, tras explicar que “el período femenino ha sido estigmatizado durante demasiado tiempo”. ¡Bien por ella porque está cargada de razones!

El proyecto, según podemos leer en el Diario de León, irá destinado a cubrir las necesidades menstruales de las estudiantes entre once y dieciocho años en las escuelas públicas. Los tampones y las compresas serán distribuidos en los baños de los centros educativos. Además, para evitar suspicacias, los dispensadores llevarán un temporizador para que las jóvenes no puedan apretar el botón constantemente y vaciar los suministros de forma indiscriminada.

Lo cierto es que Nueva York no es el único caso: el activismo social que abraza la máxima «menstruar no es un lujo» (my period is not a luxury) ha logrado desde eliminar el ‘impuesto del tampón’, como es el caso de Canadá hace un año, hasta su rebaja del 20% al 5,5% en Francia y el compromiso del gobierno de Cameron, en Reino Unido, de destinar la recaudación del 5% hasta ahora vigente de IVA a programas sociales para mujeres.

¿Y en España? Pues, como ya sabréis, el debate apenas se ha abordado. Aunque vale la pena recordar que hace poco más de un año la Asociación de Consumidores Facua planteó la rebaja del IVA en estos productos del 10% al 4% y el único candidato que se comprometió con la medida en la campaña electoral al 20-D fue Alberto Garzón.

* Facebook: ¿Puede un producto que va a necesitar la mitad de la población mensualmente durante 35 años estar tasado con uno de los impuestos más elevados? Mira lo que han aprobado en Nuevo York: http://www.montevideo.com.uy/auc.aspx?312207

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: