Beneficios de la hidratación para tu salud

Pese a que el titular puede parecer una obviedad, no lo es si partimos de una premisa básica para entender su importancia: no es lo mismo hidratarse que beber agua. Hidratarse significa mantener una correcta proporción de ella en nuestro organismo y, además de beber agua, existen otras maneras de velar por una correcta hidratación.

¿Qué?

Somos agua. En concreto, somos hasta un 60% agua. A lo largo del día existe una constante pérdida de ésta. Por ejemplo, cuando practicamos ejercicio, sudamos u orinamos. El agua va y viene. Por eso, es tan importante asegurar una correcta cantidad de agua en nuestro organismo para mantener su osmolaridad (concentración). Es decir, ¡para que todo vaya bien!

¿Quién?

Todos. Pero especialmente debemos prestar atención a niños y mayores ya que la sensación de sed disminuye con la edad y debemos estar atentos a sus necesidades, sobre todo si el ‘calor aprieta’.

¿Cuánto?

Según la mayoría de expertos, debemos beber al menos dos litros de líquido diarios (a excepción de embarazas y deportistas, cuyo consumo debe ser mayor). Del volumen total, algo menos de la mitad debe provenir de los alimentos ingeridos, sobre todo frutas y verduras. Y la otra mitad, como no puede ser de otra manera, debe ser agua u otras bebidas cuyo ingrediente principal sea el agua, como infusiones o caldos. En la práctica, estamos hablando de ocho vasos de líquidos diarios.

¿Por qué?

El agua nos ayuda a depurar. Es decir, un cuerpo bien hidratado elimina fácilmente las toxinas. También ayuda a evitar el estreñimiento y nos regula ‘por dentro’, mejorando también nuestro flujo sanguíneo. Por si fuera poco, el agua embellece. Nuestra piel, uñas, cabello… se ve más y mejor. Los beneficios de la hidratación son extensos y dan para un libro. Pero por destacar, es preciso poner de relieve lo importante que es estar hidratado a la hora de afrontar cualquier esfuerzo intelectual ‘diario’: trabajo, estudios, conducción, etc. El cerebro recibe un 20% del total del flujo sanguíneo, y si el cuerpo está deshidratado, el volumen de sangre, incluida la que alcanza el cerebro, se verá reducida. Si nuestro organismo está correctamente hidratado, reduciremos números de parecer dolor de cabeza, cansancio y pérdida de concentración y memoria. Luego, es imprescindible incluir el agua en nuestras hábitos y no sólo en las comidas.

¿Cómo?

Muy fácil: siempre que tengas sed, aunque los expertos recomiendan (sin obsesionarse) no esperar a tener sed para beber agua, ya que tener sed es un síntoma de que podemos empezar a deshidratarnos. Se aconseja también beber agua antes, durante y después de realizar cualquier deporte y aumentar el consumo cuando el calor aprieta. Lo ideal: llevar siempre una botella de agua mineral y así asegurar que tu cuerpo está perfectamente hidratado en cualquier momento y lugar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: