¿En qué se diferencia una compresa de algodón de una convencional?

septiembre 27, 2017

Oro parece… algodón no es. Si tuviéramos que recurrir al refranero tradicional para ilustrar las diferencias que existen entre las compresas de algodón natural frente a las convencionales, el que inicia este párrafo se ajustaría como un molde. ¿Por qué? Porque lo más básico (el material con el que se elaboran) es también la diferencia más flagrante. Las compresas convencionales (la gran mayoría que vemos en los anuncios y en los supermercados y droguerías) no están hechas de algodón puro 100%, aunque lo simulan, eso sí. Por eso, como fabricantes de productos de algodón orgánico procedemos a destripar algunas de estas no siempre evidentes diferencias:

  • Materiales: Ser o no ser de algodón, esa es la cuestión y esa es la principal diferencia (y la que más se dejará notar en tu piel). Lo único que tienen en común las compresas de algodón puro con las convencionales es el color: son blancas. La mayoría de compresas y protegeslips que habitualmente encontramos en el mercado utilizan plástico en contacto con la piel, celulosa y blanqueadores ópticos (cloro), entre otros componentes que enseguida citaremos. El algodón 100% hipoalergénico, por el contrario, es suave para la piel y favorece la transpiración, previniendo que se pueda crear un clima de calor o humedad ideal para la proliferación de hongos, irritaciones y alergias.

 

  • Composición: Las compresas de algodón natural no necesitan ni utilizan perfumes ni polímeros superabsorbentes que enmascaran el supuesto mal olor de la menstruación y que sin embargo sólo se producen cuando el flujo menstrual y tu piel entra en contacto con componentes que son plásticos. Escoge productos de algodón sin perfumes y reducirás olores que sólo se derivan de la composición ‘adulterada’ que presentan las compresas convencionales.

 

  • Hipoalergénicas: Además de ser suaves y esponjosas, las compresas que están elaboradas con algodón natural son naturalmente hipoalergénicas y ayudan a prevenir molestias, picores, irritaciones y alergias. Una composición libre de elementos químicos y plásticos como los que hemos citado anteriormente hace que sean especialmente recomendables para cualquier tipo de pérdida, tanto de sangre como de orina.

 

Recuerda: a lo largo de tu vida puedes llegar a utilizar más de 20.000 compresas o protegeslips. Por este motivo desde Farmaconfort te animamos a que compruebes la composición y diseño de los productos que utilizas y lo más importante, compruebes las diferencias. Ese molesto picor insistente que no desaparece, ese olor… Son pequeñas molestias que en muchos casos se derivan de no contener el elemento más adecuado para el cuidado de tu piel y de tu higiene íntima y menstrual: el algodón. ¡Haz la prueba!

Anuncios

Semana de Lactancia Materna: más es más (y mejor)

agosto 1, 2017

¿Sabías que si la mitad de los recién nacidos se nutriesen sólo de leche materna hasta los seis meses, se podría salvar la vida a 823.000 niños y 20.000 mujeres cada año? Lo dice el informe presentado bajo el marco de la Semana Mundial sobre la Lactancia Materna que, como cada mes de agosto, se celebra sobre estas fechas.

Lo cierto es que la cifra, procedente del estudio efectuado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), Unicef y la ONG Global Breastfeeding Collective, da que pensar y arroja una verdad sobre la que es difícil discutir nada: aumentar la lactancia materna salva vidas. Sin embargo, el informe sostiene que ningún país en el mundo cumple con los estándares recomendados por la OMS y Unicef sobre lactancia materna, y que sólo algunos lo hacen de forma parcial.

Que los recién nacidos se alimenten exclusivamente de leche materna hasta los seis meses es una recomendación de sobra conocida en España. No obstante, el documento revela que de 194 naciones estudiadas, solo 23 tienen tasas de lactancia exclusiva hasta los seis meses de más de un 60%, y que solo el 40% de los niños de 24 semanas amamantan de forma exclusiva.

Como Unicef y la OMS, desde Farmaconfort creemos que la lactancia materna es una de las inversiones más relevantes pues fortalece la salud de las madres y de los niños, siempre y cuando la lactancia sea posible y no afecte a la salud de la madre (y por supuesto sea su deseo). Sin embargo, no siempre es sencillo conciliar con la lactancia y es por eso que el mismo informe aboga también por iniciativas que favorezcan la lactancia, como la creación de espacios para que las mujeres puedan extraerse la leche en el ámbito empresa.

Por nuestra parte, seguimos trabajando para que sea una de las etapas más especiales de tu vida, haciéndote más cómoda y segura esta revolución llamada lactancia gracias a los discos Posnat 100% algodón. Como ya sabes, en esta etapa tu seno está hipersensible y el algodón te proporcionará la mayor suavidad garantizando que el pezón tenga el grado de humedad correcto y contribuyendo a la prevención de las dolorosas grietas (que pueden producirse cuando queda muy reseco). No lo dudes, pídelo en tu farmacia o tienda especializada y mitigarás molestias innecesarias.

 

 

 

 

 


Higiene menstrual en verano: 7 consejos

junio 29, 2017

Con la llegada del verano, casi de manera inevitable, el tampón vuelve a ocupar un lugar destacado en nuestro día a día. Nuestro cambio de rutinas es un hecho y necesitamos soluciones que nos permitan llegar mucho más lejos: viajes, playa, noches interminables… No sólo el tampón, también ahora la copa menstrual nos ha ampliado el abanico de opciones ideales para esos días que cada vez se alargan más y en los que pasamos menos tiempo en casa.

Sin embargo, hay algo que debemos recordar y es que los días largos, además de permitirnos hacer muchas más cosas, también son sinónimo de altas temperaturas y cambios en nuestra piel. Cambiar nuestras rutinas exige llevar una correcta higiene íntima, imprescindible para disfrutar del verano a tope.

  1. Usa tampones con un grado de absorción algo inferior a tu flujo

Escoger productos con un grado de absorción mayor de lo necesario no es nada recomendable. No debemos pensar que ‘a más tamaño, más autonomía’. Si escoges un nivel de absorción elevado puedes padecer sequedad e irritación, por eso es necesario cambiarse más a menudo que no alargar el uso de un único tampón.

  1. No uses un tampón durante más de 8 horas seguidas

Aunque depende de cada mujer, lo ideal es cambiar el tampón cada 4 horas, sea cual sea el nivel de absorción de tu tampón y el nivel de flujo. En cualquier caso, no uses un tampón más de 8 horas.

  1. Para dormir, piensa en ellas… ¡las compresas!

Sin duda, la mejor alternativa durante la noche. Existen muchos modelos y formatos fabricados exclusivamente para las horas de sueño, que ofrecen la máxima comodidad como por ejemplo. Elígelas de algodón 100%: son cómodas, saludables y te sentirás totalmente protegida.

  1. Máxima higiene íntima: ¡agua!

Playa, piscina, viajes, cambios de residencia… el verano no da tregua y tu higiene íntima tampoco debería tenerla. Por eso debemos aprovechar para disfrutar de una ducha fresca cada vez que tengamos ocasión sin exceder en jabones que puedan alterar el PH de la piel.

  1. La sombra de la cistitis: ¡otra vez agua!

Si hay alguna sombra que planea con más fuerza en verano… es la de la cistitis. Se estima que un 60% de las mujeres tendrá esta infección a lo largo de su vida y la mitad de éstas se producen precisamente en verano y no es casualidad. Prevenirla o hacer por mantenerla a ralla pasa por la siguiente fórmula: higiene íntima + ingerir 1,5-2 litros de agua al día.

  1. Manos: en el centro de la higiene íntima

La higiene empieza en las manos, especialmente si vamos a tocar o coger objetos que colocaremos dentro de nuestro cuerpo. Por supuesto, no hace falta decir (pero lo repetiremos) que cuando vamos al lavabo debemos limpiarnos de delante hacia atrás y nunca al revés.

  1. Algodón: la prenda que mejor te sienta

Escoge tu ropa íntima también de algodón para una mejor transpiración. Como las compresas y tampones, el algodón 100% natural es tu mejor aliado.

 




5 acciones que te harán más biodegradable tu día a día

enero 23, 2017

farmaconfort_salud_intima_femenina_mujeres_natural_alergias_algodon_saludable_blog

La capacidad de algunos materiales de reintegrarse a la tierra por acción del medio ambiente es lo que se llama biodegradabilidad y la incapacidad de muchos otros de hacerlo es lo que hoy es un verdadero problema para nuestro futuro y el del planeta.

Nuestro día a día está lleno de ‘trampas’ en las que la biodegradabilidad brilla por su ausencia. Pequeños giros en nuestra rutina pueden, sin embargo, suponer algo más que un cambio de actitud. Piensa en la cantidad de años que puedes ‘aligerar’ la carga de residuos del planeta si te replanteas cómo consumes los siguientes productos:

  • Café: Después del petróleo, el café es el segundo producto más comercializado en el mundo y más consumido a diario. ¿Hay algo menos eco que convertir un kilo de café en 24 cápsulas individuales? Desde que han aterrizado en el mercado (y lo han hecho para quedarse) la nueva manera de preparar y consumir café se ha traducido en cantidades ingentes de residuos muy difíciles de reciclar. ¿Sabías que el consumo de este sistema cafetero en 2014 dio para rodear La Tierra hasta diez veces’. No es de extrañar que surjan iniciativas como Kill de The K-Cup (Mata a la cápsula) que invitan a reflexionar sobre el tema y a buscar aquellas que sean reciclables.
  • Infusiones: Otro ejemplo de cómo empeorar las cosas sin necesidad. Es cierto que hasta el momento la gran mayoría de las bolsitas de té e infusiones están hechas de papel y, por tanto, son biodegradables. Sin embargo, algunas marcas han decidido rizar el rizo y añadir plásticos y grapas para hacerlas más resistentes al calor y evitar que pierdan aroma. Teniendo en cuenta que se trata de un productos de uso diario, lo que era un acto inofensivo de repente se ha convertido en un producto altamente peligroso por su cotidianidad.
  • Fruta envasada: ¿Hola? ¿Hay alguien ahí? La fruta no sólo se corta y pela fácil sino que su propia naturaleza, la piel, es el mejor cierre hermético que existe. Pero tenemos que ir pelando y separando los gajos de la mandarina para plastificarla después y ofrecerla en el supermercado reduciendo los tiempos de conservación de la misma pieza de fruta. ¿Hay algo peor? No lo sabemos…
  • Para llevar, ¡no gracias! La prisa mata… y al planeta más. No hablamos de una comida o bebida en concreto, sino de los recipientes que los contienen, pues sólo se utilizarán una vez pero su fabricación requiere de grandes volúmenes de agua, entre otros. Si añadimos a la fórmula el polietileno que es un material que sirve para aguantar mejor el calor y no es biodegradable, la ecuación despeja la x: siéntate, tómate un respiro, llega antes… pero consume sin prisas.
  • Compresas, tampones y protectores diariosNo es la primera vez que hacemos el cálculo (ni será la última) pero cada mes, cada mujer, deshecha una cantidad de residuos en forma de compresa, tampón o protector diario que, prolongada en el tiempo resulta… terrible. Por eso es tan importante confiar en productos 100% naturales. No sólo es un gran respiro para el planeta, sino que está totalmente a nuestro alcance, siempre y cuando utilicemos aquellos productos elaborados con algodón 100% natural a los que no se les añade ningún tóxico o componente químico y por supuesto, cuyos cultivos no han sido alterados por pesticidas, plaguicidas, etc…  Sin contar con los beneficios que revierten directamente en nuestra salud íntima, que nos son pocos y que son nuestra razón de ser.

Propósitos de enero: cuidar mi higiene menstrual

enero 10, 2017

farmaconfort_salud_intima_femenina_mujeres_natural_alergias_algodon_saludable

Hacer algo de ‘cardio’, hidratarte después de la ducha, exfoliarte (aunque sea muy de vez en cuando y con uno de esos packs de cremas que te han regalado estas fiestas), beber mucha agua, desmaquillarte por las noches aunque te caigas de sueño, comprar y saber cocinar con quínoa (entre otros muchos superalimentos), cambiar el café por las infusiones, las escaleras por el ascensor…

¡Bendito enero! Son muchas las buenas intenciones y las rutinas que surgen cada año tras unas semanas de descontrol y excesos. Todas geniales y todas con un denominador común: tu salud (y tu piel). Nos encantan y esperemos que puedas combinarlas todas. Llevarlas cabo sin prisa, pero sin pausa, y que por una vez no se cumpla el sabio refranero popular con aquello de que quien mucho abarca, poco aprieta.

Sin embargo, todas estas listas están incompletas o son insuficientes. ¿Por qué? Porque no contemplan o velan por la que es una de las grandes olvidadas de la salud femenina: la higiene íntima y la higiene menstrual. En nuestra lista de 2017 deberíamos añadir algo así como: ‘evitar absorber pesticidas y tóxicos presentes a través de compresas o tampones’ o ‘no usar productos que puedan causar molestias y escozor en mi zona íntima debido a su composición’. Parece fácil y lo es aunque requiere de cierta fuerza de voluntad.

Los productos de higiene menstrual ofrecen diversas soluciones, pero vivimos en un mundo en el que impera un pensamiento único que, precisamente, aplaude y consolida las opciones más perjudiciales para la mujer y para el planeta. Y poco o muy poco han cambiado. Las soluciones dominantes son, de hecho, las más beneficiosas para un negocio en el que lo que menos importa es la salud y que crece no a su favor, sino en su contra.

Este 2017 no te olvides de ti y piensa un poco más en tu vagina y en cuántos tóxicos y componentes nocivos estás dispuesta a asumir mes a mes en tus rutinas, seas de tampón o de compresa. El mercado, poco a poco, ofrece mejores alternativas, diversas como diversas son las mujeres. Elige entre las que sean respetuosas con tu naturaleza y con lo que te rodea, el futuro, aunque creas que vas contracorriente. Por eso existimos y a eso nos dedicaremos con más ilusión que nunca este nuevo año que empieza. ¡A trabajar!


A %d blogueros les gusta esto: