Activismo menstrual: qué es y por qué lucha

diciembre 13, 2017

 

A pesar de que una mujer puede llegar a usar más de 20.000 compresas, protegeslips y tampones y del negocio que genera su consumo. Aunque nos viene la regla cada mes durante una media de 35 años. A pesar de todo, y pese a todo, la regla sigue siendo un tabú para muchas mujeres y un tabú aún más grande para muchos hombres.

La información veraz, visible y normalizada sobre la menstruación ha sido anestesiada desde hace siglos y los efectos de esta anestesia aún persisten en muchos ámbitos. Para luchar contra ello, en los 1970 y 1980 surgió un movimiento inédito, una revolución. Hablamos del activismo menstrual, que irrumpió con un objetivo: desafiar la autoridad médica y socialmente aceptada y empoderar a las mujeres para tomar control de su menstruación y su salud. En esta revolución, Canadá y EEUU marcaron los primeros pasos. Hoy el activismo menstrual es ya una realidad reforzada en los últimos años en todo el mundo. Su existencia, como la de cualquier lucha, evidencia que hay injusticia. O varias.

Buceando por Internet nos hemos encontrado con un el artículo ‘Breve Historia del Activismo Menstrual’, extractado de: “Our Revolution Has Style”: Contemporary Menstrual Product Activists “Doing Feminismin the Third Wave por Chris Bobel. En él, hemos descubierto que, desde que irrumpieron en escena, las activistas menstruales comparten, entre otras, dos grandes preocupaciones comunes sobre la industria de la higiene femenina:

 

1.- Salud: desde el principio, las activistas mostraron su preocupación por el impacto en la salud asociado con el proceso de blanqueado usado para hacer productos ‘más blancos que el blanco’, así como materiales como el rayón. ¿Sabías que en EEUU surgieron campañas a nivel nacional como “Tampaction” (antes conocida como la campaña “Dioxin Out of Tampons”)? Esta campaña cuestionaba que los fabricantes de tampones fabricaran sus productos completamente libres de dioxina, ya que hasta entonces no se había demostrado que su uso no fuera tóxico. La premisa es de una lógica aplastante: ¿para qué correr riesgos cuándo se trata de la parte más absorbente del cuerpo? No podemos estar más de acuerdo.

2.- Medio Ambiente: en segundo lugar, la devastación ambiental que conlleva el uso de productos no-biodegradables. Centenares de miles de compresas y tampones, así como sus envases, terminan en vertederos, alcantarillas y plantas de tratamiento de agua. Las activistas menstruales creen que esta cantidad de desechos y su composición es irresponsable e innecesaria.

Dos cuestiones, dos realidades que, además, nos definen como empresa preocupada por la salud de la mujer y por la del medio ambiente.

En próximos post seguiremos abordando el activismo menstrual. Su lucha por una experiencia menstrual afirmativa y positiva desde algunas de sus cabezas visibles; artistas, escritoras, psicólogas…

Desde Farmaconfort nos unimos 100% al fenómeno que quiere convertir las promesas de discreción en poder y visibilidad. Porque la información es precisamente eso, poder.

Anuncios

¿En qué se diferencia una compresa de algodón de una convencional?

septiembre 27, 2017

Oro parece… algodón no es. Si tuviéramos que recurrir al refranero tradicional para ilustrar las diferencias que existen entre las compresas de algodón natural frente a las convencionales, el que inicia este párrafo se ajustaría como un molde. ¿Por qué? Porque lo más básico (el material con el que se elaboran) es también la diferencia más flagrante. Las compresas convencionales (la gran mayoría que vemos en los anuncios y en los supermercados y droguerías) no están hechas de algodón puro 100%, aunque lo simulan, eso sí. Por eso, como fabricantes de productos de algodón orgánico procedemos a destripar algunas de estas no siempre evidentes diferencias:

  • Materiales: Ser o no ser de algodón, esa es la cuestión y esa es la principal diferencia (y la que más se dejará notar en tu piel). Lo único que tienen en común las compresas de algodón puro con las convencionales es el color: son blancas. La mayoría de compresas y protegeslips que habitualmente encontramos en el mercado utilizan plástico en contacto con la piel, celulosa y blanqueadores ópticos (cloro), entre otros componentes que enseguida citaremos. El algodón 100% hipoalergénico, por el contrario, es suave para la piel y favorece la transpiración, previniendo que se pueda crear un clima de calor o humedad ideal para la proliferación de hongos, irritaciones y alergias.

 

  • Composición: Las compresas de algodón natural no necesitan ni utilizan perfumes ni polímeros superabsorbentes que enmascaran el supuesto mal olor de la menstruación y que sin embargo sólo se producen cuando el flujo menstrual y tu piel entra en contacto con componentes que son plásticos. Escoge productos de algodón sin perfumes y reducirás olores que sólo se derivan de la composición ‘adulterada’ que presentan las compresas convencionales.

 

  • Hipoalergénicas: Además de ser suaves y esponjosas, las compresas que están elaboradas con algodón natural son naturalmente hipoalergénicas y ayudan a prevenir molestias, picores, irritaciones y alergias. Una composición libre de elementos químicos y plásticos como los que hemos citado anteriormente hace que sean especialmente recomendables para cualquier tipo de pérdida, tanto de sangre como de orina.

 

Recuerda: a lo largo de tu vida puedes llegar a utilizar más de 20.000 compresas o protegeslips. Por este motivo desde Farmaconfort te animamos a que compruebes la composición y diseño de los productos que utilizas y lo más importante, compruebes las diferencias. Ese molesto picor insistente que no desaparece, ese olor… Son pequeñas molestias que en muchos casos se derivan de no contener el elemento más adecuado para el cuidado de tu piel y de tu higiene íntima y menstrual: el algodón. ¡Haz la prueba!


Higiene menstrual en verano: 7 consejos

junio 29, 2017

Con la llegada del verano, casi de manera inevitable, el tampón vuelve a ocupar un lugar destacado en nuestro día a día. Nuestro cambio de rutinas es un hecho y necesitamos soluciones que nos permitan llegar mucho más lejos: viajes, playa, noches interminables… No sólo el tampón, también ahora la copa menstrual nos ha ampliado el abanico de opciones ideales para esos días que cada vez se alargan más y en los que pasamos menos tiempo en casa.

Sin embargo, hay algo que debemos recordar y es que los días largos, además de permitirnos hacer muchas más cosas, también son sinónimo de altas temperaturas y cambios en nuestra piel. Cambiar nuestras rutinas exige llevar una correcta higiene íntima, imprescindible para disfrutar del verano a tope.

  1. Usa tampones con un grado de absorción algo inferior a tu flujo

Escoger productos con un grado de absorción mayor de lo necesario no es nada recomendable. No debemos pensar que ‘a más tamaño, más autonomía’. Si escoges un nivel de absorción elevado puedes padecer sequedad e irritación, por eso es necesario cambiarse más a menudo que no alargar el uso de un único tampón.

  1. No uses un tampón durante más de 8 horas seguidas

Aunque depende de cada mujer, lo ideal es cambiar el tampón cada 4 horas, sea cual sea el nivel de absorción de tu tampón y el nivel de flujo. En cualquier caso, no uses un tampón más de 8 horas.

  1. Para dormir, piensa en ellas… ¡las compresas!

Sin duda, la mejor alternativa durante la noche. Existen muchos modelos y formatos fabricados exclusivamente para las horas de sueño, que ofrecen la máxima comodidad como por ejemplo. Elígelas de algodón 100%: son cómodas, saludables y te sentirás totalmente protegida.

  1. Máxima higiene íntima: ¡agua!

Playa, piscina, viajes, cambios de residencia… el verano no da tregua y tu higiene íntima tampoco debería tenerla. Por eso debemos aprovechar para disfrutar de una ducha fresca cada vez que tengamos ocasión sin exceder en jabones que puedan alterar el PH de la piel.

  1. La sombra de la cistitis: ¡otra vez agua!

Si hay alguna sombra que planea con más fuerza en verano… es la de la cistitis. Se estima que un 60% de las mujeres tendrá esta infección a lo largo de su vida y la mitad de éstas se producen precisamente en verano y no es casualidad. Prevenirla o hacer por mantenerla a ralla pasa por la siguiente fórmula: higiene íntima + ingerir 1,5-2 litros de agua al día.

  1. Manos: en el centro de la higiene íntima

La higiene empieza en las manos, especialmente si vamos a tocar o coger objetos que colocaremos dentro de nuestro cuerpo. Por supuesto, no hace falta decir (pero lo repetiremos) que cuando vamos al lavabo debemos limpiarnos de delante hacia atrás y nunca al revés.

  1. Algodón: la prenda que mejor te sienta

Escoge tu ropa íntima también de algodón para una mejor transpiración. Como las compresas y tampones, el algodón 100% natural es tu mejor aliado.

 




Propósitos de enero: cuidar mi higiene menstrual

enero 10, 2017

farmaconfort_salud_intima_femenina_mujeres_natural_alergias_algodon_saludable

Hacer algo de ‘cardio’, hidratarte después de la ducha, exfoliarte (aunque sea muy de vez en cuando y con uno de esos packs de cremas que te han regalado estas fiestas), beber mucha agua, desmaquillarte por las noches aunque te caigas de sueño, comprar y saber cocinar con quínoa (entre otros muchos superalimentos), cambiar el café por las infusiones, las escaleras por el ascensor…

¡Bendito enero! Son muchas las buenas intenciones y las rutinas que surgen cada año tras unas semanas de descontrol y excesos. Todas geniales y todas con un denominador común: tu salud (y tu piel). Nos encantan y esperemos que puedas combinarlas todas. Llevarlas cabo sin prisa, pero sin pausa, y que por una vez no se cumpla el sabio refranero popular con aquello de que quien mucho abarca, poco aprieta.

Sin embargo, todas estas listas están incompletas o son insuficientes. ¿Por qué? Porque no contemplan o velan por la que es una de las grandes olvidadas de la salud femenina: la higiene íntima y la higiene menstrual. En nuestra lista de 2017 deberíamos añadir algo así como: ‘evitar absorber pesticidas y tóxicos presentes a través de compresas o tampones’ o ‘no usar productos que puedan causar molestias y escozor en mi zona íntima debido a su composición’. Parece fácil y lo es aunque requiere de cierta fuerza de voluntad.

Los productos de higiene menstrual ofrecen diversas soluciones, pero vivimos en un mundo en el que impera un pensamiento único que, precisamente, aplaude y consolida las opciones más perjudiciales para la mujer y para el planeta. Y poco o muy poco han cambiado. Las soluciones dominantes son, de hecho, las más beneficiosas para un negocio en el que lo que menos importa es la salud y que crece no a su favor, sino en su contra.

Este 2017 no te olvides de ti y piensa un poco más en tu vagina y en cuántos tóxicos y componentes nocivos estás dispuesta a asumir mes a mes en tus rutinas, seas de tampón o de compresa. El mercado, poco a poco, ofrece mejores alternativas, diversas como diversas son las mujeres. Elige entre las que sean respetuosas con tu naturaleza y con lo que te rodea, el futuro, aunque creas que vas contracorriente. Por eso existimos y a eso nos dedicaremos con más ilusión que nunca este nuevo año que empieza. ¡A trabajar!


Cuando ‘ella’ también vuelve a casa por Navidad

diciembre 22, 2016

farmaconfort_cohitech_higiene_femenina_algodon_natural_salud_mujer_mujeres_blog_02

 

La menstruación también vuelve a casa por Navidad. Es más, de poder escoger unos días al año para presentarse sin que nadie la haya invitado, estamos seguros de que lo hará en festivo o en víspera de festivo, jejeje. Es el ‘encanto’ de la menstruación: tan predecible como inoportuna. Aunque, hay que decirlo, las prisas, las compras, los regalos, los desplazamientos, el estrés… todo influye y no todo va a ser culpa suya, ¿no? =)

Sin embargo, hay una cosa que queremos poner en valor. Hemos de empezar a ver la regla desde un nuevo punto de vista en el que sepamos sacar partido de nuestra naturaleza sin pretender hacer como que ‘no pasa nada’. Por mucha fiesta y mucho evento que tengamos por delante. Y no… no estamos pensando en colgarnos de un columpio al revés o bailar tango. Sacar partido es, sencillamente, vivir esos días de manera natural. Lo que viene siendo hacer un ‘lo que te pide el cuerpo’. Y más en Navidad. Veamos algunos ejemplos.

¿Te apetece meterte en el sofá bajo una mantita y no salir? ¡Adelante! Igual te han regalado una (manta). ¿Qué no puedes dejar de ver esas pelis de argumento navideño con actores desconocidos que emiten seguidas por la tele? ¡Adelante! ¿O te has tragado dos horas del especial de Raphael y no te has dado ni cuenta? ¡No te cortes! Ninguna época es mejor para ver la tele sin uso de razón, jeje. O mejor… ¿aún te quedan algunos días para el gran día y tu cuerpo necesita toda la clase azúcares en grandes cantidades? ¡Enhorabuena! Ya sabemos cómo acaban siempre las sobremesas. Tú sí que sabes.

Quizás exageremos un poquito. O quizá no. Pero… ¿recordáis que la estación del invierno suele compararse con la fase de la menstruación? Una época en la que nuestro cuerpo pide recogimiento, refugio, calor, calma. Pues eso: tenemos que hacer más caso a lo que nos pida el cuerpo, que frecuentemente, irá de la mano con lo que nos dicta la naturaleza. Así que aprovechad que llega el invierno (y especialmente la Navidad) y a vivir, que son dos días (y uno seguro que tenemos la regla).

Feliz Navidad ; )


A %d blogueros les gusta esto: