¿Por qué la copa menstrual puede cambiarte la vida?

enero 16, 2019

En el pasado post quisimos finalizar el año facilitando una lista de siete deseos o propósitos con los que iniciar un año 2019 por todo lo alto. Hoy vamos a centrarnos en el primero. ¡Prueba algo nuevo! En concreto, prueba la copa menstrual. Un producto que ha cambiado la vida de muchas mujeres y su manera de entender la menstruación y que, desde Farmaconfort no podemos sino recomendar. Su llegada al mercado ha supuesto un verdadero cambio de paradigma.

Existen tantas menstruaciones como mujeres y, precisamente por esa razón, hemos de entender que no todos los productos son óptimos para cada una de nosotras. Compresas, tampones, copa menstrual… Cada una tenemos nuestras rutinas y – por qué no decirlo – manías. Al mismo tiempo, cada vez hay más alternativas. Algo que desde Farmaconfort aplaudimos y compartimos. Todas son necesarias para ‘desencorsetar’ un fenómeno históricamente tan sometido como es el de la menstruación.

Todas conocemos alguna amiga que está encantada con la copa menstrual. ¿Te animas a probarla? Siéntete libre. Quizá no sea para ti o quizá sí. Lo importante es poder probar y elegir cómo queremos cubrir nuestras necesidades durante los días del período. La copa menstrual, como sabes, es una alternativa natural al uso de otros productos de higiene femenina como tampones o compresas.

En esencia, recoge el flujo menstrual del periodo y lo retiene hasta el momento de su extracción. Además, su aplicación es muy sencilla. Tanto o más que un tampón tradicional. Además, la pueden usar todo tipo de mujeres según edad y estado físico, también después de un parto vaginal. Son muchas sus bondades, pero hay una que quizás prevalece sobre las demás. Es ideal para tu bolsillo y aún más. Ahora qué… ¿Te animas?

Anuncios


3 propuestas de regalos para una Navidad con conciencia

diciembre 3, 2018

 

Se acerca la Navidad y no se esperan grandes sorpresas: cada año, el mismo desfile de comidas, cenas, visitas y sobremesas que se alargan entre desplazamiento y desplazamiento. Una visita por aquí, un compromiso por allá. Aún queda, sí, pero las alarmas, sin embargo, ya están encendidas.

Es oficial, las luces de la calle nos alertan: es tiempo de compras y una preocupación sobrevuela por encima de otras: ¡los regalos! Otra vez el mismo ritual y las mismas dudas. Acertar es cada año más difícil y la promesa de un regalo 100% práctico que no se quede en el olvido nos obliga a tener los ojos bien abiertos. Desde Farmaconfort os proponemos algunos regalos para acertar y ser siempre recordados:

 

1.- Para futuras mamis (y papis)

¿Te atreves a personalizar un pack de producto con productos para el post-parto 100% de algodón hipoalergénico? Nada más práctico y valioso para esos días en los que te todo el mundo regala de todo menos lo que verdaderamente necesitan: la tranquilidad de saber que la piel de la mamá está en contacto con su bebe y no con perfumes ni plástico.

 

2.- Para amigas invisibles

No hay una menstruación invisible, pero sí una que es capaz de reducir residuos y recursos. La copa menstrual, una alternativa a compresas y tampones, natural, cómoda, ecológica y reutilizable que conquista siempre a quién la prueba. La copa menstrual de Farmaconfort es ideal para todo tipo de mujer y es tan fácil de usar (o más) que un tampón.

 

3.- Para ávidas lectoras

Si miramos la vista atrás coincidiremos en una cosa: 2018 ha sido un año en el que el feminismo ha vuelto reclamar su justo y necesario lugar en el mundo. La revista Vogue comparte una lista de libros feministas imprescindibles que marcarán 2019 y que harán las delicias de las lectoras que no quieren perder detalle de esta necesaria revolución. Un regalo perfecto que también admite ser auto-regalado.

 

 

 


¿Qué debemos pedirle a nuestra menstruación?

noviembre 19, 2018

 

En realidad, este título es una trampa. Sí, sí. Trampa. ¿Que qué debemos pedirle a nuestra menstruación? Nada. Al contrario, ella nos da. Provee, que dirían algunos. La menstruación forma parte de nuestras vidas. Nos completa, nos cambia, nos acompaña. Es juez y parte. Pero sobre todo, es algo natural.

Así que, si tenemos que pedirle algo, por pedir, vamos a poner el foco en la higiene menstrual. Es decir, ha sido el hombre el que ha creado soluciones para dar respuesta a esta necesidad, natural como la vida misma. Ojo, y decimos necesidad, nunca un problema. La menstruación no es un problema, lo mismo que no lo es que seamos rubios o morenos, o que parpadeemos cada cierto tiempo.

A nuestra higiene menstrual, en tanto que nosotros somos los que le hemos dado forma, sí debemos exigirle. Y debemos hacerlo fieles a lo que es la menstruación. Un proceso natural. Por eso, los productos de higiene menstrual deben ser iguales: naturales. Es nuestro deber repetirlo muchas veces. ¿Por qué? Por muchos motivos.

Hay tantos males asociados desde siempre a la menstruación cuya responsabilidad recae, sin embargo, en los productos diseñados para ella… Que es necesario decirlo claro: no, esos picores, esas molestias, esa sensación tan desagradable no es por la menstruación. Es por tus compresas. Y más concretamente, por el plástico que habita en ellas disfrazado, eso sí, de algodón natural.

Hace ya algunos post que no recurrimos a la cifra, pero está ahí, y es bueno tenerla presente. A lo largo de tu vida puedes llegar a utilizar más de 20.000 compresas o protegeslips, por este motivo es fundamental que compruebes la composición y diseño de los productos que utilizas. ¿Es algodón 100% natural e hipoalergénico? ¿Es algodón, en definitiva?

El uso diario de protegeslips y compresas de plástico puede generar un microclima de calor-humedad que puede multiplicar la proliferación de bacterias, hongos, alergias e irritaciones. Es solo un ejemplo. Pero hay más. Utilizar plástico en nuestra higiene íntima es como ir en contra de la menstruación. No tiene sentido y además, incide directamente en nuestra salud y bienestar. Así que sí, ya sabemos qué es lo que debemos pedir.

 


¿Cómo afecta el invierno a nuestro ciclo menstrual?

octubre 31, 2018

 

Es oficial. El frío ya ha llegado y con el esperado -pero menos deseado- cambio de hora, no solo hemos atrasado los relojes: hemos vuelto a sacudir algunos de nuestros ciclos naturales más básicos. Un ejemplo muy básico: el del sueño. ¿Sabías que el cambio de hora produce una alteración en la secreción de melatonina? Esta hormona es la que actúa regulando los estados de vigilia y sueño en función de la luz solar. Es decir, a más luz se produce menos melatonina, por lo que la función de inducir el sueño que tiene esta hormona se produce de forma más tardía. Y con el cambio, la hemos alterado. De ahí el cansancio, la fatiga o la irascibilidad que nos acompañan los días posteriores. Pero no hay que alarmarse, solo es cuestión de días.

Es un ejemplo que ilustra que cualquier alteración, por muy leve o temporal que sea, siempre viene acompañada de algún cambio. Acción, reacción. Y la llegada del frío no es un ninguna excepción. Es de hecho, un cambio fuerte y brusco que no solo afecta a nuestro armario y nuestro sueño: también afecta a nuestra menstruación. El sol, la temperatura, la humedad, la precipitaciones, el viento, la presión atmosférica… El ciclo menstrual no es ajeno a estos factores y manifiesta diferencias según las estaciones.

La más evidente es que el calor es un factor vasodilatador de la sangre, por lo que es fácil deducir que a más calor, la menstruación sea más abundante y menos dolorosa. Por el contrario, las bajas temperaturas pueden reducir la cantidad de sangre pero, al mismo tiempo, incrementar la intensidad. También hay estudios ponen de relieve que otoño es una de las estaciones en las que el estado de ánimo más se resiente: cambios bruscos de temperatura que pueden intensificar los síntomas premenstruales.

En definitiva, si el clima afecta a los ciclos naturales, el menstrual no iba a ser una excepción. Sea como sea, ser conscientes de los cambios, de por qué se producen y cómo nos afectan, es el mejor aliado para saber identificar los síntomas, sin alarmas y sí con mucha naturalidad. Y para ser conscientes de los cambios que acompañan nuestro ciclo, no lo dudes: www.mujerciclica.com




A %d blogueros les gusta esto: