Activismo menstrual: qué es y por qué lucha

diciembre 13, 2017

 

A pesar de que una mujer puede llegar a usar más de 20.000 compresas, protegeslips y tampones y del negocio que genera su consumo. Aunque nos viene la regla cada mes durante una media de 35 años. A pesar de todo, y pese a todo, la regla sigue siendo un tabú para muchas mujeres y un tabú aún más grande para muchos hombres.

La información veraz, visible y normalizada sobre la menstruación ha sido anestesiada desde hace siglos y los efectos de esta anestesia aún persisten en muchos ámbitos. Para luchar contra ello, en los 1970 y 1980 surgió un movimiento inédito, una revolución. Hablamos del activismo menstrual, que irrumpió con un objetivo: desafiar la autoridad médica y socialmente aceptada y empoderar a las mujeres para tomar control de su menstruación y su salud. En esta revolución, Canadá y EEUU marcaron los primeros pasos. Hoy el activismo menstrual es ya una realidad reforzada en los últimos años en todo el mundo. Su existencia, como la de cualquier lucha, evidencia que hay injusticia. O varias.

Buceando por Internet nos hemos encontrado con un el artículo ‘Breve Historia del Activismo Menstrual’, extractado de: “Our Revolution Has Style”: Contemporary Menstrual Product Activists “Doing Feminismin the Third Wave por Chris Bobel. En él, hemos descubierto que, desde que irrumpieron en escena, las activistas menstruales comparten, entre otras, dos grandes preocupaciones comunes sobre la industria de la higiene femenina:

 

1.- Salud: desde el principio, las activistas mostraron su preocupación por el impacto en la salud asociado con el proceso de blanqueado usado para hacer productos ‘más blancos que el blanco’, así como materiales como el rayón. ¿Sabías que en EEUU surgieron campañas a nivel nacional como “Tampaction” (antes conocida como la campaña “Dioxin Out of Tampons”)? Esta campaña cuestionaba que los fabricantes de tampones fabricaran sus productos completamente libres de dioxina, ya que hasta entonces no se había demostrado que su uso no fuera tóxico. La premisa es de una lógica aplastante: ¿para qué correr riesgos cuándo se trata de la parte más absorbente del cuerpo? No podemos estar más de acuerdo.

2.- Medio Ambiente: en segundo lugar, la devastación ambiental que conlleva el uso de productos no-biodegradables. Centenares de miles de compresas y tampones, así como sus envases, terminan en vertederos, alcantarillas y plantas de tratamiento de agua. Las activistas menstruales creen que esta cantidad de desechos y su composición es irresponsable e innecesaria.

Dos cuestiones, dos realidades que, además, nos definen como empresa preocupada por la salud de la mujer y por la del medio ambiente.

En próximos post seguiremos abordando el activismo menstrual. Su lucha por una experiencia menstrual afirmativa y positiva desde algunas de sus cabezas visibles; artistas, escritoras, psicólogas…

Desde Farmaconfort nos unimos 100% al fenómeno que quiere convertir las promesas de discreción en poder y visibilidad. Porque la información es precisamente eso, poder.

Anuncios


7 curiosidades sobre la menstruación que quizá no sabías (I)

noviembre 20, 2017

 

Sobre la menstruación queda mucho por decir y aún más por conocer. Hoy revisaremos algunas realidades que nunca está de más recordar, bien por necesarias, bien por sorprendentes, bien por escondidas. ¡Prestad atención!

  1. Tenemos la regla durante una media de 38 años

Pues sí. Más de la mitad de nuestra vida la pasamos lidiando con nuestras hormonas y sus vaivenes. Calcularlo es sencillo y el resultado es la diferencia entre 12, la edad media en la que la regla aparece en la mayoría de mujeres, y 50, la edad en la que de manera más generalizada desaparece. De esta manera, obtenemos la contundente cifra de 38 años.

  1. El síndrome premenstrual es (muy) común

No es algo excepcional. Todo lo contrario. ¿Sabías que cerca del 90% de las mujeres lo padecen alguna vez en sus vidas? Además, el síndrome premenstrual puede afectar a las mujeres que menstrúan de todas las edades. Aunque no se conocen con precisión las causas, podría responder a una alta sensibilidad a los cambios hormonales, provocando cambios de humor fuertes y constantes dolores de cabeza, entre otros.

  1. El Síndrome del Shock Tóxico (SST): prevención e información

Es importante hablar de él para no tener que hablar de él. En este blog abordamos hace tiempo el origen del SST y por qué se relaciona tanto con la menstruación y la higiene femenina. El origen del SST son unas toxinas producidas por la bacteria Staphylococcus aureus, que se encuentra comúnmente en la piel, nariz y vagina. Aunque se trate de una enfermedad rara, es grave, pero tenemos a nuestro alcance medidas para evitarla. Una correcta higiene íntima femenina en cualquier fase del ciclo menstrual nos ayudará a reducir las probabilidades de sufrir este shock.

  1. El ciclo menstrual no te hace débil: ¡te empodera!

Al contrario de lo que solemos creer, la regla no nos hace más débiles. Por su naturaleza, el ciclo menstrual nos permite potenciar un amplio abanico de sensibilidades que precisamente no destilan fragilidad sino fortaleza y conocimiento. Desde el día 1 hasta el día 28: energía, intuición, protección, reflexión… Cada fase potencia una determinada sensibilidad. Por eso es importante recordar que durante la menstruación no hay que confundir la fatiga y el cansancio con la debilidad. Sino con el recogimiento, la reflexión y la depuración.

  1. La menstruación nos cuesta más de 16.000 euros

Entre tampones, compresas, anticonceptivos y fármacos para tratar los dolores leves o moderadores durante 38 años… el cálculo da para pedir una hipoteca, ¿no creéis?

  1. El apetito sexual puede aumentar

Durante la menstruación muchas mujeres experimentan un descenso de la lívido. Como siempre, esto es algo no generalizado, aunque sí mayoritario. El deseo puede disminuir ya que estamos cansadas y algo más sensibles. Pero cuando el periodo está por finalizar la producción de estrógenos aumenta, aumentando el deseo sexual. La explicación científica (que no convierte la afirmación del titular en generalizada) es que el estrógeno aumenta el deseo sexual, mientras que la progesterona, lo suprime. Ambas varían en función del momento en el que se encuentren del ciclo menstrual. Desde el primer día que se produce el periodo, hasta el día 14 de ese ciclo (aprox.), el estrógeno se mantiene muy elevado y la progesterona muy baja.

  1. Durante nuestra vida fértil utilizamos más de 12.000 tampones, compresas o protegeslips

En nuestra web lo habrás podido leer más de una vez: a lo largo de tu vida puedes llegar a utilizar más de 12.000 tampones por este motivo es fundamental que compruebes la composición y diseño de los productos que utilizas. Si no estás segura de que tus actuales tampones te dejan residuos, haz la prueba “del vaso”. Aquí te explicamos cómo:


¿Cómo reducir los trastornos que aparecen durante la menopausia?

octubre 25, 2017

 

Depende de muchos factores, pero de todos ellos el más importante eres tú. Sí, en esta etapa muchas mujeres ven cómo aumenta el riesgo a sufrir problemas como la osteoporosis, incontinencia urinaria, aumento de peso, ansiedad y sofocos… Pero lo que también sabemos es que el motor capaz de revertir su aparición y neutralizar sus efectos, y por lo tanto, responsable de que seas capaz de vivir esta etapa en plenitud, eres tú.

De hecho, podríamos decir que se trata de un motor cuyos engranajes están compuestos por una serie de hábitos de salud que en conjunto contribuyen de manera especial a conseguir el bien más preciado en esta etapa: tu bienestar. Repasamos los imprescindibles (muchos de ellos aplicables también a cualquier etapa vital):

1.-Muévete, muévete mucho. Camina al menos una hora cada día, nada o practica Aquagym. Lo que más te guste. Es vital mantener en forma los huesos, articulaciones y músculos. Si trabajamos este aspecto de manera regular mejoraremos nuestra flexibilidad, el tono muscular, la circulación y la capacidad respiratoria, entre otros beneficios.

2.- ¡Bienvenido calcio! Para mantener el ritmo necesitamos a nuestros huesos en perfecta forma y en esta etapa se tiende a perder masa ósea. Seguir una dieta rica en calcio (leche y sus derivados), frutos secos, vegetales verdes oscuros (como la espinaca o el brócoli) y, en general, los alimentos ricos en vitamina D que favorezcan su absorción será una de las principales claves.

3.-¡Reduce todo lo tóxico! Tabaco, alcohol, cafeína… Tu salud cardiovascular está en juego. Todos estos hábitos además impiden una correcta absorción del calcio de los alimentos, entre otros efectos contraindicados conocidos ya por todos.

4.-Ommmmmmmm. Los sofocos, la angustia, la ansiedad, la fatiga… Todo influirá en tu estado de ánimo y éste tenderá al desánimo y la inestabilidad. Neutraliza su importancia mediante la práctica de métodos de relajación. Infórmate y no dudes en aprender técnicas básicas de relación pues verás cómo influyen al alza y de manera determinante en tu concentración, memoria y energía.

5.- ¡Mantén los kilos de más a raya! En efecto, la eterna preocupación no cesa ni en esta etapa. La tendencia a aumentar de peso es una realidad a la que hay que dar respuesta y no exceder las necesidades energéticas recomendadas (1.800 calorías según la OMS).

6.- Sé disciplinada con las revisiones: Acude a tus revisiones ginecológicas sin falta para realizar los controles, pruebas, mamografías, etc., que tu médico o especialista considere. El cáncer de mama es el cáncer más prevalente en la mujer española y la prevención es clave.

7.- ¡Stay positive! Tu actitud es el factor clave. El final del ciclo menstrual no debe convertirse en el final de una etapa sino en el comienzo de una fase que combina tres circunstancias geniales: madurez, experiencia y plenitud.

8.- ¿Incontinencia? Vuelve a lo natural: La menopausia es una excelente oportunidad para deshacernos de complejos, prejuicios y sobre todo de artificios. Y cuando la incontinencia hace acto de presencia, ¡más aún! Como en la alimentación y en la vida, apuesta por todo lo que es natural, también en tu higiene íntima, a la que deberás prestar una atención especial y para la que te proponemos utilizar nuestras compresas especiales de Puro Algodón. ¡Notarás la diferencia! Infórmate aquí sobre nuestra gama especial FarmaConfort Plus.

 


Menopausia: nada que ‘perder’, mucho que ganar

octubre 18, 2017

Como si en nuestra época fértil las mujeres no hubiéramos tenido suficiente con cargar con no pocos mitos alrededor de la menstruación, llega la menopausia y la sociedad vuelve a caer en grandes errores que, finalmente, sólo nos afectan a nosotras. Como la de señalar la menopausia como una fase decadente. Nada más lejos de la realidad.

Hoy 18 de octubre se celebra el Día Mundial de la Menopausia, fecha que nos sirve para reivindicar la importancia de esta etapa y la visibilidad que debemos darle como sociedad en positivo. Su importancia es clave y además, exponencial. ¿Sabías que según la OMS, dentro de treinta años habrá más de mil millones de mujeres con cincuenta años o más, es decir el triple que en 1990?

Lo cierto es que la menopausia debe ser tratada como algo más que una fase crepuscular en la que la mujer, al perder de vista la menstruación, parece que lo pierde todo: forma física, apetito sexual… Repetimos: nada más lejos que la realidad. En respuesta a esta visión, leemos con esperanza y alivio al doctor Luis Martín Uribe, médico ginecólogo y obstetricia, quien en la web de www.ellayelabanico.com afirma que: “Es muy importante que la sociedad rompa con la mala imagen que se le ha creado a la menopausia, ya que este proceso de renovación, y que es vital, puede considerarse como la mejor etapa de una mujer, ya que reúne la energía jovial con la experiencia de la adultez”.

No podemos estar más en sintonía con estas palabras. Por eso hoy os recomendamos una visita obligada a la web www.ellayelabanico.com, dedicada desde 2010 a arrojar luz y conocimiento sobre la menopausia y liberarla de tabúes, dudas y estereotipos. En ella hemos encontrado varios artículos excelentes y esclarecedores sobre esta etapa.

La menopausia es, en definitiva, una etapa natural más de la mujer, una fase plena y vital, en la que reforzar los buenos hábitos como la actividad física regular y la buena alimentación serán factores determinantes para poder afrontarla con plenitud y energía. Pero donde al mismo tiempo la información es clave para ayudar a eliminar todos los tabúes que tanto abundan y que nos afectan, como decíamos al inicio, a nosotras.

Reconstruir el imaginario de la sociedad es responsabilidad de todos y algo que forma parte del adn de Farmaconfort. Por eso, os recomendamos visitar la web www.ellayelabanico.com, que además organiza el X Fórum Mujer y Menopausia, evento del que somos colaboradores y que se celebra el 28 y 29 de octubre. En ella encontraréis un gran número de artículos que abordan con entusiasmo, ilusión y grandes dosis de ‘verdad’, las claves para sacar el máximo provecho de esta fase. Además podréis encontrar más información sobre el evento por si queréis asistir. ¡Os esperamos!

 


¿En qué se diferencia una compresa de algodón de una convencional?

septiembre 27, 2017

Oro parece… algodón no es. Si tuviéramos que recurrir al refranero tradicional para ilustrar las diferencias que existen entre las compresas de algodón natural frente a las convencionales, el que inicia este párrafo se ajustaría como un molde. ¿Por qué? Porque lo más básico (el material con el que se elaboran) es también la diferencia más flagrante. Las compresas convencionales (la gran mayoría que vemos en los anuncios y en los supermercados y droguerías) no están hechas de algodón puro 100%, aunque lo simulan, eso sí. Por eso, como fabricantes de productos de algodón orgánico procedemos a destripar algunas de estas no siempre evidentes diferencias:

  • Materiales: Ser o no ser de algodón, esa es la cuestión y esa es la principal diferencia (y la que más se dejará notar en tu piel). Lo único que tienen en común las compresas de algodón puro con las convencionales es el color: son blancas. La mayoría de compresas y protegeslips que habitualmente encontramos en el mercado utilizan plástico en contacto con la piel, celulosa y blanqueadores ópticos (cloro), entre otros componentes que enseguida citaremos. El algodón 100% hipoalergénico, por el contrario, es suave para la piel y favorece la transpiración, previniendo que se pueda crear un clima de calor o humedad ideal para la proliferación de hongos, irritaciones y alergias.

 

  • Composición: Las compresas de algodón natural no necesitan ni utilizan perfumes ni polímeros superabsorbentes que enmascaran el supuesto mal olor de la menstruación y que sin embargo sólo se producen cuando el flujo menstrual y tu piel entra en contacto con componentes que son plásticos. Escoge productos de algodón sin perfumes y reducirás olores que sólo se derivan de la composición ‘adulterada’ que presentan las compresas convencionales.

 

  • Hipoalergénicas: Además de ser suaves y esponjosas, las compresas que están elaboradas con algodón natural son naturalmente hipoalergénicas y ayudan a prevenir molestias, picores, irritaciones y alergias. Una composición libre de elementos químicos y plásticos como los que hemos citado anteriormente hace que sean especialmente recomendables para cualquier tipo de pérdida, tanto de sangre como de orina.

 

Recuerda: a lo largo de tu vida puedes llegar a utilizar más de 20.000 compresas o protegeslips. Por este motivo desde Farmaconfort te animamos a que compruebes la composición y diseño de los productos que utilizas y lo más importante, compruebes las diferencias. Ese molesto picor insistente que no desaparece, ese olor… Son pequeñas molestias que en muchos casos se derivan de no contener el elemento más adecuado para el cuidado de tu piel y de tu higiene íntima y menstrual: el algodón. ¡Haz la prueba!


¿Cómo puede ayudar nuestra alimentación al ciclo menstrual?

julio 14, 2017

Como ya apuntábamos en el anterior post, la menstruación no sólo se reduce a ‘esos días’ en los que, por fin, estamos menstruando. Estamos hablando de un ciclo que nos atrapa y no nos deja durante toda nuestra época fértil, haciéndonos partícipes del mismo baile una y otra vez cada 28 días. Por eso es tan importante tener en cuenta algunos elementos que pueden ayudarnos a potenciar los beneficios de cada fase o a mitigar sus molestias asociadas. Y la alimentación es clave.

¿Cuántas veces hemos dicho, pensado u oído aquello de ‘cuando me viene la regla sólo pienso en comer’ o alguna expresión similar? ¡Decenas! Y es que el ciclo menstrual es un vaivén constante de hormonas a las que podemos dar réplica mediante la alimentación para hacer el baile mucho más llevadero. Porque hay vida más allá del chocolate J.

Como ya sabemos, el ciclo menstrual se divide en cuatro períodos. Si ponemos el inicio justo la primera semana después de la regla, podemos establecer las siguientes fases y sus alimentos perfectos que siempre (siempre) deberemos combinar de manera equilibrada:

 

1.- Fase pre-ovulatoria

Comienza el primer día del ciclo y, resumiendo mucho (tendremos tiempo de abordar este hecho más adelante), se empiezan a producir grandes cantidades de estrógenos. Por eso, aunque nos sintamos con energía, es recomendable ingerir alimentos que nos ayuden a metabolizar mejor esta hormona. Los alimentos prebióticos, la familia del brócoli o los brotes de soja pueden ayudarnos.

2.- La fase ovulatoria

Durante este periodo, los niveles de estrógenos aumentan aún más. Es el momento de apostar por alimentos que faciliten o ayuden a expulsar mejor esta hormona como los antioxidantes y la fibra. Así pues, frutas y las verduras, preferiblemente crudas y frescas, serán tus aliadas.

3.- La fase lutea

Después de la calma… ¡la tormenta! Tras la subida de estrógenos, aparece la progesterona, para que luego ambas hormonas caigan en picado. Es el momento ideal para los alimentos ricos en vitamina B, ya que ayudan a que nuestro cerebro produzca serotonina que puede revertir este estado más ‘alicaído’. Seguramente, sea en esta fase donde aparece la ‘famosa’ llamada del chocolate, alimento que posee sustancias que también elevan los niveles de serotonina. ¡Blanco y en botella!

4.- Menstruación

Terminamos ya con el primer día de regla, donde los niveles hormonales vuelven a bajar de golpe. Por ello, los alimentos ricos en ácidos grasos, como el salmón y el aguacate son perfectos para mantener nuestro estado de ánimo estable en medio de este cambio tan importante.

 

 

 

 


A %d blogueros les gusta esto: