¿Cómo puede ayudar nuestra alimentación al ciclo menstrual?

julio 14, 2017

Como ya apuntábamos en el anterior post, la menstruación no sólo se reduce a ‘esos días’ en los que, por fin, estamos menstruando. Estamos hablando de un ciclo que nos atrapa y no nos deja durante toda nuestra época fértil, haciéndonos partícipes del mismo baile una y otra vez cada 28 días. Por eso es tan importante tener en cuenta algunos elementos que pueden ayudarnos a potenciar los beneficios de cada fase o a mitigar sus molestias asociadas. Y la alimentación es clave.

¿Cuántas veces hemos dicho, pensado u oído aquello de ‘cuando me viene la regla sólo pienso en comer’ o alguna expresión similar? ¡Decenas! Y es que el ciclo menstrual es un vaivén constante de hormonas a las que podemos dar réplica mediante la alimentación para hacer el baile mucho más llevadero. Porque hay vida más allá del chocolate J.

Como ya sabemos, el ciclo menstrual se divide en cuatro períodos. Si ponemos el inicio justo la primera semana después de la regla, podemos establecer las siguientes fases y sus alimentos perfectos que siempre (siempre) deberemos combinar de manera equilibrada:

 

1.- Fase pre-ovulatoria

Comienza el primer día del ciclo y, resumiendo mucho (tendremos tiempo de abordar este hecho más adelante), se empiezan a producir grandes cantidades de estrógenos. Por eso, aunque nos sintamos con energía, es recomendable ingerir alimentos que nos ayuden a metabolizar mejor esta hormona. Los alimentos prebióticos, la familia del brócoli o los brotes de soja pueden ayudarnos.

2.- La fase ovulatoria

Durante este periodo, los niveles de estrógenos aumentan aún más. Es el momento de apostar por alimentos que faciliten o ayuden a expulsar mejor esta hormona como los antioxidantes y la fibra. Así pues, frutas y las verduras, preferiblemente crudas y frescas, serán tus aliadas.

3.- La fase lutea

Después de la calma… ¡la tormenta! Tras la subida de estrógenos, aparece la progesterona, para que luego ambas hormonas caigan en picado. Es el momento ideal para los alimentos ricos en vitamina B, ya que ayudan a que nuestro cerebro produzca serotonina que puede revertir este estado más ‘alicaído’. Seguramente, sea en esta fase donde aparece la ‘famosa’ llamada del chocolate, alimento que posee sustancias que también elevan los niveles de serotonina. ¡Blanco y en botella!

4.- Menstruación

Terminamos ya con el primer día de regla, donde los niveles hormonales vuelven a bajar de golpe. Por ello, los alimentos ricos en ácidos grasos, como el salmón y el aguacate son perfectos para mantener nuestro estado de ánimo estable en medio de este cambio tan importante.

 

 

 

 



Otoño: la estación premenstrual

septiembre 30, 2016

post_blog-04

Si tuvisteis ocasión de leer los post en los que abordamos este verano las cuatro fases del ciclo menstrual, os acordareis que otoño es la estación directamente vinculada a la fase premenstrual. Coincidiendo con su llegada vamos a sumergirnos más en la magia de esta estación en la que nada es lo que parece…

Para empezar, otoño no es una estación triste. Es una estación recogida, íntima y cálida. Es cierto, las hojas se caen (y nuestro pelo), el día se contrae a una velocidad endemoniada y las temperaturas descienden… Pero no es frío, sino necesidad de recogimiento en la naturaleza. Lo mismo pasa con la regla.

Tras una estación de apertura total, el verano y su explosión de luz y vida, otoño nos envía señales inequívocas de cambio necesario y, a la vez, positivo. Lo mismo que sucede en la naturaleza tiene lugar en la mujer. Tras una fase de ‘desenfreno’ y dinamismo, nuestro cuerpo se encierra en sí mismo. Se prepara para el cambio que puede o no puede acontecer, pero para el cual se ha preparado durante las fases previas.

¿Lo ves ahora más claro? No te has dado cuenta pero estamos hechos de naturaleza 100% y la premenstruación es ‘puro otoño’: volvemos a los horarios, el orden, las rutinas… y aunque hayamos entonado más de un ‘quejío’ cuando alguien nos ha hablado de la ‘vuelta al cole’, sin duda, no deja de ser justo y necesario generar orden y calma.

Limpiamos los armarios, tiramos lo superfluo, nos equipamos de ropa más cómoda, más abrigada, más grande… claro, ¡porque vienen cambios! En nuestro cuerpo pasa exactamente lo mismo. Tras la algarabía y el júbilo de la ovulación, nuestro cuerpo pide que vayamos preparándonos para la menstruación (el invierno). Todo debe empezar a cambiar.

No obstante, mucho nos emperramos en que no se produzcan cambios en nuestro día a día. La sociedad como tal cada es menos humana-animal y más humana-robot. Las estaciones cada vez se notan menos. Nos hemos inventado el ‘cambio de hora’, en invierno ponemos la calefacción a 24º y en verano el aire acondicionado a… ¡sorpresa! 24º. En resumen, estamos poniendo frenos al cambio cuando el cambio es necesario para que la vida fluya.

Con la regla pasa lo mismo, nos centramos en estar siempre igual y en no dejar que los matices de cada ciclo menstrual se hagan presentes en nuestro día a día. Que no se note que tenemos la regla… ¡no sea que alguien le siente mal! La regla no es un obstáculo que debe ser eliminado. Es el momento de celebrar los cambios en lugar de querer anularlos. Disfrutemos del otoño, de su olor a castañas, de sus cuadernos, de sus patios de colegio llenos de niños, de las texturas de sus escaparates, de su chaqueta de entretiempo, de la vuelta del edredón… Porque el otoño no está tan mal. Y la premenstruación tampoco =)


Todo sobre mi regla (II)

agosto 10, 2016

BLOG_01

Como ya apuntábamos en el anterior post, lo de ser mujer no es algo que podamos reducir a 4 días al mes. ¿Eso qué significa? ¿Que durante el resto del mes no lo somos? ¿O… más bien es que no lo queremos parecer o quieren que lo parezcamos? Se acabó. Ser mujer es algo que se extiende a lo largo y ancho del mes. En concreto, de sus 28 días.

A pocas personas que sigan este blog se le escapa (quizá alguna despistada) que el ciclo menstrual dura lo mismo que el ciclo lunar: 28 días. Y que el ciclo menstrual consta de 4 fases, las mismas que el ciclo lunar. Eso convierte nuestra vida en un ciclo, un ciclo marcado por 4 lunas. Un ciclo de fertilidad que desarrolla cada una de nosotras y que nos convierte en una mujer completa y compleja: una mujer formada de cuatro mujeres, y sus respectivas necesidades y habilidades.

Seguir o pretender seguir el mismo ritmo mengua estas habilidades porque los ritmos y patrones que rigen nuestra sociedad no son capaces de nutrir esas necesidades que afloran según la fase menstrual. En su lugar, cabalgamos siempre a la misma velocidad, esperando a que lleguen ‘esos días’ (y, sobre todo, que pasen rápido).

A veces lo más preocupante de un dolor, de una reacción o de un malestar es, sencillamente, no saber de dónde proviene. Si algo puede incrementar la sensación de angustia, es el desconocimiento.

Por eso, si aceptamos que nuestro cuerpo y emociones sienten de manera diferente según cómo avanza nuestro ciclo, las molestias, los dolores, hallarán un sentido, un por qué, una razón, una explicación. En buena medida, entender su origen nos acercará a su normalización. Y en consecuencia, a nuestro bienestar.

No te pierdas el tercer y último post de ‘Todo sobre mi regla’ donde abordaremos, por fin, las cuatro fases del ciclo menstrual y su efecto en nuestras capacidades y necesidades.


Para las futuras mamás… todo lo que debes saber sobre la episiotomía

marzo 28, 2016

madres_mama_parto_embaraza_episotomia_problemas_cesarea_Consejos_salud_mujeres_Farmaconfort_higiene_intima_mujeres_algodon_natural_spain_web

 

La verdad es que es un concepto cuya definición da un ligero sobrecogimiento, pero merece la pena dedicarle un post. Hablamos de la episiotomía, un procedimiento quirúrgico en la zona del perineo femenino (zona entre la vagina y el ano) cuya finalidad es la de apresurar la salida del feto agrandando la abertura de la vagina lo que facilita la expulsión del bebé en la última fase del parto.

Se realiza con tijeras o bisturí y requiere sutura (puntos). Lo cierto es que tradicionalmente se realizaba como una práctica médica rutinaria, pero actualmente la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre otros grupos, recomienda evitar la episiotomía a menos que sea absolutamente necesaria. No en vano, ésta sigue siendo una práctica recurrente en partos extremadamente prolongados, con grave sufrimiento fetal o materno; si surgen complicaciones respiratorias o cardiacas en el bebé; si la cabeza o los hombros del feto son demasiado grandes para la abertura vaginal de la madre o si el bebé está colocado de nalgas (pies primero) y el parto va acompañado de otras complicaciones.

A pesar de considerarse una práctica no rutinaria, actualmente se siguen realizando de forma rutinaria en el 45% de los partos de los hospitales públicos, muy por encima de la tasa recomendada por la OMS y por el ministerio de Sanidad en su Estrategia de Atención al Parto Normal en el Sistema Nacional de Salud.

Lo cierto es que si hablamos con quienes han pasado por una episiotomía podemos llegar a la conclusión de que lo ‘peor’ del parto no es el parto, son los ‘puntos post-parto’. Es decir, la episiotomía. Por eso es tan importante el cuidado de éstos tras el parto. Aquí te dejamos con 5 consejos:

1.- Utiliza compresas de algodón posparto que favorezcan la transpiración y que mantengan un equilibrio óptimo entre calor y humedad, clave para la cicatrización.

2.- Elije compresas que por su diseño eviten que las fibras se desprendan y se peguen a la herida, lo que puede provocar complicaciones innecesarias, como infecciones.

3.- Usa ropa interior de algodón para mejorar la transpiración y evita la ropa ajustada y sintética.

4.- Lávate con agua y jabón neutro, o con agua y sal gorda para reducir las infecciones. Siempre de delante a atrás, para evitar que los gérmenes fecales entren en contacto con la herida. Y sécate bien, sin frotar, y deja la herida al aire, unos minutos, para asegurar su completo secado.

5.- Evita el estreñimiento, ya que puede agravar la tirantez en la zona afectada. Elige alimentos ricos en fibra.


¿Acabas de ser mamá? ¡El algodón es tu amigo!

noviembre 23, 2015

Compresas_posparto_postparto_POSNAT_Farmaconfort_algodon_mujeres_parto_embarazo

Ojalá algunos niños en lugar de un pan bajo el brazo llevaran un manual de instrucciones. O mejor, un manual de ayuda. Sí: ¡ayuda directa! Un teléfono rojo del bebé =)

Ahora en serio: la maternidad es el acto más sublime que podemos vivir en nuestra condición de mujer, sin embargo, también es el más alocado, el más impredecible: para el que menos estamos preparadas (por muchos manuales y libros que hayamos comprado durante el embarazo).

No son pocas las madres tocadas por la barita de la fortuna que inician su andadura por la senda de la maternidad sin apenas esfuerzos. La existencia de estas mujeres nos encanta, pero… seamos realistas. No son pocas, pero tampoco son muchas. ¿Parto natural y sin dolor? ¿Sin puntos? ¿Te cogió el pecho enseguida? ¿Has dormido del tirón desde el minuto uno? ¿Tus pezones están perfectos? Ejem… los cuentos de hadas en la maternidad, como en Disney, están reservados sólo a unas pocas elegidas 😉

La gran mayoría, con sus más y sus menos, afronta esta nueva etapa de su vida con sus pequeños viacrucis particulares. Cada una con los suyos, eso sí. Hablamos de esas pequeñas molestias, leves pero molestas dolencias, que las mamás saben superar con verdadero esfuerzo y paciencia: superar o aguantar… ¿Y si pudiéramos ayudar a aliviar estas molestias que muchas madres neutralizan? ¿Reducir la posibilidad de sufrir algunos de los dolores menos idílicos de la maternidad para que tú puedas seguir preocupándote por el pequeño recién llegado?

Desde Farmaconfort hemos pensado en ti, para que tu no tengas que hacerlo porque sabemos que estás muy ocupada y con lo que tienes: ¡ya es suficiente! Hemos creado dos productos especialmente pensados para que las mamás cuenten con una ayuda extra en estos primeros meses basándonos en el mejor aliado que conocemos: el algodón 100% natural.

¿Sabías que escoger compresas post-parto comunes puede aumentar las posibilidades de sufrir irritaciones, picores, alergias o infecciones? En algunas compresas las fibras se desprenden, se pegan a tu herida, etc., y pueden provocar complicaciones innecesarias, como infecciones. ¡Ahórratelas utilizando sólo compresas de algodón natural y nada más! Lo mismo ocurre con los discos de lactancia: existen productos en el mercado que contienen superabsorbentes, que puede contribuir a la deshidratación del pezón y a la posible aparición de grietas. ¿Evitarlo? Podemos ayudarte mantener el nivel de humedad óptimo del pezón para la prevención de la aparición de las molestas y dolorosas grietas gracias a nuestra línea de discos de lactancia. ¡Así de fácil!


Los consejos de Farmaconfort para una buena higiene femenina

mayo 28, 2015

Con motivo de la celebración el 28 de mayo del Día Mundial de la Higiene Menstrual, Farmaconfort, marca de compresas, tampones y protectores diarios fabricados con puro algodón, presenta diversos consejos para una correcta salud íntima de la mujer. La celebración del Día de la Higiene Menstrual, impulsada por la ONG alemana Wash United, tiene como objetivo educar y concienciar a niñas y mujeres de la importancia de seguir unos hábitos saludables durante la menstruación. No olvidemos que durante su vida fértil una mujer puede llegar a utilizar más de 15.000 tampones, protegeslips y compresas. Asimismo, romper el silencio sobre el papel fundamental que tiene la higiene menstrual en la economía, la salud, la educación, el medio ambiente y los derechos humanos. Farmaconfort quiere sumarse a esta iniciativa con estos consejos para una correcta higiene menstrual:

  1. Revisar la composición de los productos de higiene femenina (compresas, protegeslips y tampones) que se utilizan habitualmente. La mayoría de las compresas y protegeslips que se pueden encontrar en el mercado son de plástico en contacto directo con la piel y pueden llegar a causar picores, irritaciones y alergias; ya que dificultan la transpiración y propician la sudoración.
  2. Escoger productos de higiene femenina que sean de puro algodón. La piel lo agradecerá.
  3. Utilizar ropa interior de algodón, ya que permite una buena transpiración. Evitar siempre que sea posible el uso de ropa interior de tejidos sintéticos.
  4. La sangre no huele, así que evitar el uso de productos con perfumes o efectos desodorantes.
  5. Evitar la excesiva higiene. La vagina tiene su propia protección y lavarla en exceso puede debilitar su pH. Evitar el uso de duchas vaginales excepto si el ginecólogo lo recomienda.
  6. Si se opta por un jabón íntimo, procurar que no altere el equilibrio del pH vaginal.
  7. Evitar el uso de ropa muy ajustada, ya que favorece el calor y la humedad, entorno óptimo para bacterias e irritaciones.
  8. Durante la menstruación, utilizar adecuadamente las compresas y tampones, cambiándolos cada 4/6h.
  9. Si se utilizan tampones, asegurarse que lleven velo de seguridad, así se evitará que las fibras puedan quedar en el interior durante su extracción. Escoger siempre la mínima absorción conforme a las necesidades.
  10. Procurar llevar una dieta saludable, controlar el estrés y hacer deporte para preservar el buen estado del sistema inmunológico.
  11. Acudir al ginecólogo para las revisiones periódicas y siempre ante cualquier duda o molestia.

Farmaconfort ofrece una amplia variedad de productos destinados a la higiene femenina: compresas, tampones, protege-slips así como otras soluciones cosméticas elaboradas con puro algodón hipo-alergénico. Farmaconfort es una marca de la empresa Cohitech, fabricante de productos para la higiene íntima de la mujer elaborados con algodón ecológico certificado. Los productos Farmaconfort se venden únicamente en farmacias.


A %d blogueros les gusta esto: