Desnuda tu piel de plásticos y perfumes

julio 18, 2018

En la frutería del súper se puede ver una caja de un material a simple vista parecido al ‘porexpan’ con media piña pelada. También puedes llevarte unos gajos de mandarina, por supuesto, pelada. O unos trozos de sandía. Todo envuelto, eso sí, con el clásico papel de film. Es decir, fruta pelada y envuelta en plástico. Recapacitemos: ¿es necesario envolver la fruta de plástico cuando ésta ya posee la capa protectora más eficiente que existe en la naturaleza? La piel.

En respuesta a esta aberración, surgió una iniciativa bajo el nombre #DesnudaLaFruta. Su objetivo: denunciar el excesivo uso de plástico en la comercialización de frutas y verduras. Tras varias semanas en marcha, la campaña ha llenado las redes de fotos que muestran el despilfarro de un material que, al contrario que la piel, no se biodegrada.

El hombre es el único animal capaz de hacer algo así, pero también es capaz de aplicar el mismo modelo de estupidez y tropezar dos veces con la misma piedra. Algo parecido es lo que ocurre en nuestras compresas y protegeslips. No porque estén envueltos de plástico, sino porque lo contienen y pueden contener substancias potencialmente tóxicas o sintéticas que, bajo el nombre, perfumes, tienen como objetivo disfrazar un supuesto mal olor que no sería tal de no existir el perfume que lo pretender enmascarar.

¿Es necesario añadir perfumes a nuestras compresas cuando la menstruación no huele y lo que huele es, precisamente, el resultado de la escasa transpiración que se produce cuando una compresa está en contacto con nuestra piel y se encuentra con componentes potencialmente tóxicos y/o sintéticas? ¿No será más fácil, sostenible y natural (y económico) apostar por tejidos naturales, hipo-alergénicos y transpirables como el algodón?

Casi siempre (por no decir siempre) el camino más corto entre el punto A y B es una línea recta y eso es justamente lo que no encontramos en la gran mayoría de productos de higiene menstrual. Como consumidores, debemos exigir transparencia y honestidad a los productos que consumimos. No debemos contribuir en rizar más un rizo que afecta a nuestra salud y la del planeta. Desnudemos la fruta de plásticos y hagámoslo también con nuestra piel. Para que el planeta y nuestro cuerpo puedan, al fin, respirar.

 

 

 

Anuncios

Día Mundial del Medio Ambiente: cómo tu higiene menstrual puede salvar el planeta

junio 5, 2018

A lo largo de su vida, una mujer puede llegar a utilizar más de 20.000 unidades utilizadas (y desechadas) entre compresas, protegeslips y tampones. La cifra puede oscilar, pero no lo suficiente como para no darnos cuenta de la dimensión del problema y que tiene un denominador –enemigo- común: el plástico.

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente que se celebra el 5 de junio es necesario recordar que nuestra higiene menstrual también suma (o resta). Usar un tampón de algodón u otro que no lo sea puede ser irrelevante en un momento determinado, pero la suma de todos nos ayuda a entender la importancia que tienen estos productos en el planeta.

El lema de este año es, precisamente, “Sin contaminación por plástico”. Y es que cada año se llegan a verter a los océanos alrededor de 8 millones de toneladas de plástico, entre los cuales flotan nuestros productos de higiene íntima mal desechados. Muchos ya conoceréis las famosas “islas” de plástico que flotan por muchos mares y que ocupan la superficie que suman juntas España, Francia y Alemania.

Por eso, no nos cansamos que decirlo: no sólo es fundamental que compruebes la composición y diseño de los productos que utilizas, sino que es urgente que lo hagamos para evitar que nuestros ecosistemas se ahoguen en el plástico.

¿Y qué podemos hacer? Confiar en el algodón orgánico y 100% natural, cuyo cultivo y producción respete los ciclos de la naturaleza. A la hora de algo tan común y diario como tu higiene, no hagas excepciones porque el planeta no espera. Usa productos elaborados con materiales naturales como el algodón para un menor impacto medioambiental.

En definitiva, apuesta por una salud íntima que apueste por el futuro del planeta y destierre el plástico de una vez por todas. No sólo es un gran respiro para el planeta, sino que está totalmente a nuestro alcance. Sin contar con los beneficios que revierten directamente en nuestra salud íntima, que nos son pocos y que son nuestra razón de ser.

Como sabes, en Farmaconfort utilizamos algodón orgánico y 100% natural. Elaboramos nuestros con materiales naturales para un menor impacto medioambiental. Es un compromiso y una filosofía que adoptamos desde el principio y que te ofrecemos para que, además de cuidar de ti de la manera más sana y natural, aportes también tu pequeño granito de arena al gran cambio que reclama la naturaleza.

 


Activismo menstrual: qué es y por qué lucha

diciembre 13, 2017

 

A pesar de que una mujer puede llegar a usar más de 20.000 compresas, protegeslips y tampones y del negocio que genera su consumo. Aunque nos viene la regla cada mes durante una media de 35 años. A pesar de todo, y pese a todo, la regla sigue siendo un tabú para muchas mujeres y un tabú aún más grande para muchos hombres.

La información veraz, visible y normalizada sobre la menstruación ha sido anestesiada desde hace siglos y los efectos de esta anestesia aún persisten en muchos ámbitos. Para luchar contra ello, en los 1970 y 1980 surgió un movimiento inédito, una revolución. Hablamos del activismo menstrual, que irrumpió con un objetivo: desafiar la autoridad médica y socialmente aceptada y empoderar a las mujeres para tomar control de su menstruación y su salud. En esta revolución, Canadá y EEUU marcaron los primeros pasos. Hoy el activismo menstrual es ya una realidad reforzada en los últimos años en todo el mundo. Su existencia, como la de cualquier lucha, evidencia que hay injusticia. O varias.

Buceando por Internet nos hemos encontrado con un el artículo ‘Breve Historia del Activismo Menstrual’, extractado de: “Our Revolution Has Style”: Contemporary Menstrual Product Activists “Doing Feminismin the Third Wave por Chris Bobel. En él, hemos descubierto que, desde que irrumpieron en escena, las activistas menstruales comparten, entre otras, dos grandes preocupaciones comunes sobre la industria de la higiene femenina:

 

1.- Salud: desde el principio, las activistas mostraron su preocupación por el impacto en la salud asociado con el proceso de blanqueado usado para hacer productos ‘más blancos que el blanco’, así como materiales como el rayón. ¿Sabías que en EEUU surgieron campañas a nivel nacional como “Tampaction” (antes conocida como la campaña “Dioxin Out of Tampons”)? Esta campaña cuestionaba que los fabricantes de tampones fabricaran sus productos completamente libres de dioxina, ya que hasta entonces no se había demostrado que su uso no fuera tóxico. La premisa es de una lógica aplastante: ¿para qué correr riesgos cuándo se trata de la parte más absorbente del cuerpo? No podemos estar más de acuerdo.

2.- Medio Ambiente: en segundo lugar, la devastación ambiental que conlleva el uso de productos no-biodegradables. Centenares de miles de compresas y tampones, así como sus envases, terminan en vertederos, alcantarillas y plantas de tratamiento de agua. Las activistas menstruales creen que esta cantidad de desechos y su composición es irresponsable e innecesaria.

Dos cuestiones, dos realidades que, además, nos definen como empresa preocupada por la salud de la mujer y por la del medio ambiente.

En próximos post seguiremos abordando el activismo menstrual. Su lucha por una experiencia menstrual afirmativa y positiva desde algunas de sus cabezas visibles; artistas, escritoras, psicólogas…

Desde Farmaconfort nos unimos 100% al fenómeno que quiere convertir las promesas de discreción en poder y visibilidad. Porque la información es precisamente eso, poder.


7 curiosidades sobre la menstruación que quizá no sabías (I)

noviembre 20, 2017

 

Sobre la menstruación queda mucho por decir y aún más por conocer. Hoy revisaremos algunas realidades que nunca está de más recordar, bien por necesarias, bien por sorprendentes, bien por escondidas. ¡Prestad atención!

  1. Tenemos la regla durante una media de 38 años

Pues sí. Más de la mitad de nuestra vida la pasamos lidiando con nuestras hormonas y sus vaivenes. Calcularlo es sencillo y el resultado es la diferencia entre 12, la edad media en la que la regla aparece en la mayoría de mujeres, y 50, la edad en la que de manera más generalizada desaparece. De esta manera, obtenemos la contundente cifra de 38 años.

  1. El síndrome premenstrual es (muy) común

No es algo excepcional. Todo lo contrario. ¿Sabías que cerca del 90% de las mujeres lo padecen alguna vez en sus vidas? Además, el síndrome premenstrual puede afectar a las mujeres que menstrúan de todas las edades. Aunque no se conocen con precisión las causas, podría responder a una alta sensibilidad a los cambios hormonales, provocando cambios de humor fuertes y constantes dolores de cabeza, entre otros.

  1. El Síndrome del Shock Tóxico (SST): prevención e información

Es importante hablar de él para no tener que hablar de él. En este blog abordamos hace tiempo el origen del SST y por qué se relaciona tanto con la menstruación y la higiene femenina. El origen del SST son unas toxinas producidas por la bacteria Staphylococcus aureus, que se encuentra comúnmente en la piel, nariz y vagina. Aunque se trate de una enfermedad rara, es grave, pero tenemos a nuestro alcance medidas para evitarla. Una correcta higiene íntima femenina en cualquier fase del ciclo menstrual nos ayudará a reducir las probabilidades de sufrir este shock.

  1. El ciclo menstrual no te hace débil: ¡te empodera!

Al contrario de lo que solemos creer, la regla no nos hace más débiles. Por su naturaleza, el ciclo menstrual nos permite potenciar un amplio abanico de sensibilidades que precisamente no destilan fragilidad sino fortaleza y conocimiento. Desde el día 1 hasta el día 28: energía, intuición, protección, reflexión… Cada fase potencia una determinada sensibilidad. Por eso es importante recordar que durante la menstruación no hay que confundir la fatiga y el cansancio con la debilidad. Sino con el recogimiento, la reflexión y la depuración.

  1. La menstruación nos cuesta más de 16.000 euros

Entre tampones, compresas, anticonceptivos y fármacos para tratar los dolores leves o moderadores durante 38 años… el cálculo da para pedir una hipoteca, ¿no creéis?

  1. El apetito sexual puede aumentar

Durante la menstruación muchas mujeres experimentan un descenso de la lívido. Como siempre, esto es algo no generalizado, aunque sí mayoritario. El deseo puede disminuir ya que estamos cansadas y algo más sensibles. Pero cuando el periodo está por finalizar la producción de estrógenos aumenta, aumentando el deseo sexual. La explicación científica (que no convierte la afirmación del titular en generalizada) es que el estrógeno aumenta el deseo sexual, mientras que la progesterona, lo suprime. Ambas varían en función del momento en el que se encuentren del ciclo menstrual. Desde el primer día que se produce el periodo, hasta el día 14 de ese ciclo (aprox.), el estrógeno se mantiene muy elevado y la progesterona muy baja.

  1. Durante nuestra vida fértil utilizamos más de 12.000 tampones, compresas o protegeslips

En nuestra web lo habrás podido leer más de una vez: a lo largo de tu vida puedes llegar a utilizar más de 12.000 tampones por este motivo es fundamental que compruebes la composición y diseño de los productos que utilizas. Si no estás segura de que tus actuales tampones te dejan residuos, haz la prueba “del vaso”. Aquí te explicamos cómo:


¿En qué se diferencia una compresa de algodón de una convencional?

septiembre 27, 2017

Oro parece… algodón no es. Si tuviéramos que recurrir al refranero tradicional para ilustrar las diferencias que existen entre las compresas de algodón natural frente a las convencionales, el que inicia este párrafo se ajustaría como un molde. ¿Por qué? Porque lo más básico (el material con el que se elaboran) es también la diferencia más flagrante. Las compresas convencionales (la gran mayoría que vemos en los anuncios y en los supermercados y droguerías) no están hechas de algodón puro 100%, aunque lo simulan, eso sí. Por eso, como fabricantes de productos de algodón orgánico procedemos a destripar algunas de estas no siempre evidentes diferencias:

  • Materiales: Ser o no ser de algodón, esa es la cuestión y esa es la principal diferencia (y la que más se dejará notar en tu piel). Lo único que tienen en común las compresas de algodón puro con las convencionales es el color: son blancas. La mayoría de compresas y protegeslips que habitualmente encontramos en el mercado utilizan plástico en contacto con la piel, celulosa y blanqueadores ópticos (cloro), entre otros componentes que enseguida citaremos. El algodón 100% hipoalergénico, por el contrario, es suave para la piel y favorece la transpiración, previniendo que se pueda crear un clima de calor o humedad ideal para la proliferación de hongos, irritaciones y alergias.

 

  • Composición: Las compresas de algodón natural no necesitan ni utilizan perfumes ni polímeros superabsorbentes que enmascaran el supuesto mal olor de la menstruación y que sin embargo sólo se producen cuando el flujo menstrual y tu piel entra en contacto con componentes que son plásticos. Escoge productos de algodón sin perfumes y reducirás olores que sólo se derivan de la composición ‘adulterada’ que presentan las compresas convencionales.

 

  • Hipoalergénicas: Además de ser suaves y esponjosas, las compresas que están elaboradas con algodón natural son naturalmente hipoalergénicas y ayudan a prevenir molestias, picores, irritaciones y alergias. Una composición libre de elementos químicos y plásticos como los que hemos citado anteriormente hace que sean especialmente recomendables para cualquier tipo de pérdida, tanto de sangre como de orina.

 

Recuerda: a lo largo de tu vida puedes llegar a utilizar más de 20.000 compresas o protegeslips. Por este motivo desde Farmaconfort te animamos a que compruebes la composición y diseño de los productos que utilizas y lo más importante, compruebes las diferencias. Ese molesto picor insistente que no desaparece, ese olor… Son pequeñas molestias que en muchos casos se derivan de no contener el elemento más adecuado para el cuidado de tu piel y de tu higiene íntima y menstrual: el algodón. ¡Haz la prueba!


5 de junio… ¿conectamos con la naturaleza?

junio 2, 2017

Que hay días para todo. Cierto. Pero no todos son como éste.

Como cada 5 de junio, el planeta (o al menos una parte) se pone de acuerdo en celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente. Cada año, eso sí, el día gira en torno a un tema que sirve para centrar la atención en una cuestión particular. El tema de 2017 nos parece tan adecuado como necesario: algo casi primigenio. La conexión con la naturaleza. ¿Estamos verdaderamente las personas conectados con la naturaleza para poderla ‘salvar’?

Reflexionar y descubrir si estamos conectados con la naturaleza o si nuestra relación es sólo de dependencia o de consumo, es algo básico en la lucha por la preservación de nuestro entorno. Será muy difícil que las generaciones, especialmente las venideras, luchen por el planeta si crecen y viven de espaldas a la naturaleza. Sin conexión no hay amor, sin amor, no hay lucha. Es el momento de salir al aire libre, de adentrarnos en la naturaleza, de sentirla. Sólo así pondremos en valor lo que ella hace por nosotros. Estar conectados con ella nos hará ver las diferencias entre recibir y dar y recibir.

Es curioso ver cómo las personas que viven en zonas rurales, más conectadas con el entorno natural, son las que primero sufren las amenazas de la contaminación, el cambio climático o la sobreexplotación. En el otro lado, aquéllos que no la viven, que sólo la consumen y que con su ignorancia y desconexión dificultan aún más el camino.

Desde Farmaconfort hay algo que queremos poner en valor y es que la naturaleza también está en nosotros: en nuestra piel. Conectar con la naturaleza es, de hecho, conectar con nosotros mismos. Respetar nuestro cuerpo es también una manera más de cuidar el planeta. Nuestra salud es también su salud. Por eso apostamos por una higiene menstrual natural y orgánica: 100% algodón. Consulta nuestra gama de productos en la web y empieza a conectar con la naturaleza desde tu propia naturaleza. ¡Salud!

 


5 acciones que te harán más biodegradable tu día a día

enero 23, 2017

farmaconfort_salud_intima_femenina_mujeres_natural_alergias_algodon_saludable_blog

La capacidad de algunos materiales de reintegrarse a la tierra por acción del medio ambiente es lo que se llama biodegradabilidad y la incapacidad de muchos otros de hacerlo es lo que hoy es un verdadero problema para nuestro futuro y el del planeta.

Nuestro día a día está lleno de ‘trampas’ en las que la biodegradabilidad brilla por su ausencia. Pequeños giros en nuestra rutina pueden, sin embargo, suponer algo más que un cambio de actitud. Piensa en la cantidad de años que puedes ‘aligerar’ la carga de residuos del planeta si te replanteas cómo consumes los siguientes productos:

  • Café: Después del petróleo, el café es el segundo producto más comercializado en el mundo y más consumido a diario. ¿Hay algo menos eco que convertir un kilo de café en 24 cápsulas individuales? Desde que han aterrizado en el mercado (y lo han hecho para quedarse) la nueva manera de preparar y consumir café se ha traducido en cantidades ingentes de residuos muy difíciles de reciclar. ¿Sabías que el consumo de este sistema cafetero en 2014 dio para rodear La Tierra hasta diez veces’. No es de extrañar que surjan iniciativas como Kill de The K-Cup (Mata a la cápsula) que invitan a reflexionar sobre el tema y a buscar aquellas que sean reciclables.
  • Infusiones: Otro ejemplo de cómo empeorar las cosas sin necesidad. Es cierto que hasta el momento la gran mayoría de las bolsitas de té e infusiones están hechas de papel y, por tanto, son biodegradables. Sin embargo, algunas marcas han decidido rizar el rizo y añadir plásticos y grapas para hacerlas más resistentes al calor y evitar que pierdan aroma. Teniendo en cuenta que se trata de un productos de uso diario, lo que era un acto inofensivo de repente se ha convertido en un producto altamente peligroso por su cotidianidad.
  • Fruta envasada: ¿Hola? ¿Hay alguien ahí? La fruta no sólo se corta y pela fácil sino que su propia naturaleza, la piel, es el mejor cierre hermético que existe. Pero tenemos que ir pelando y separando los gajos de la mandarina para plastificarla después y ofrecerla en el supermercado reduciendo los tiempos de conservación de la misma pieza de fruta. ¿Hay algo peor? No lo sabemos…
  • Para llevar, ¡no gracias! La prisa mata… y al planeta más. No hablamos de una comida o bebida en concreto, sino de los recipientes que los contienen, pues sólo se utilizarán una vez pero su fabricación requiere de grandes volúmenes de agua, entre otros. Si añadimos a la fórmula el polietileno que es un material que sirve para aguantar mejor el calor y no es biodegradable, la ecuación despeja la x: siéntate, tómate un respiro, llega antes… pero consume sin prisas.
  • Compresas, tampones y protectores diariosNo es la primera vez que hacemos el cálculo (ni será la última) pero cada mes, cada mujer, deshecha una cantidad de residuos en forma de compresa, tampón o protector diario que, prolongada en el tiempo resulta… terrible. Por eso es tan importante confiar en productos 100% naturales. No sólo es un gran respiro para el planeta, sino que está totalmente a nuestro alcance, siempre y cuando utilicemos aquellos productos elaborados con algodón 100% natural a los que no se les añade ningún tóxico o componente químico y por supuesto, cuyos cultivos no han sido alterados por pesticidas, plaguicidas, etc…  Sin contar con los beneficios que revierten directamente en nuestra salud íntima, que nos son pocos y que son nuestra razón de ser.

A %d blogueros les gusta esto: