Tampón y verano: que NO debes hacer

julio 9, 2018

No importa si tu destino es playero o montañero. Si tienes previsto recorrer kilómetros de selva, no salir de piscina o habitar la ciudad libre de gente y tráfico. Las ventajas del tampón en los meses de estío son incuestionables. Es el rey del verano. Discreto y seguro, a estas alturas nadie duda de su eficacia y comodidad y su reinado promete ser largo ; ) No obstante, siempre es bueno recordar algunos consejos y pautas básicos para un correcto uso y que, por muy experimentadas que seamos, conviene tener siempre presente.

De hecho, no importa si este será tu primer verano con la regla o si, por el contrario, sabrías adivinar hasta el minuto en el que hará acto de presencia. El uso de tampones como método de higiene íntima durante los días de la menstruación requiere ciertas precauciones y recomendaciones para que resulte un método cómodo, limpio y sobre todo seguro.

Lo primero que no debes olvidar está en tus manos. Y son ellas mismas, pues son el principal ‘atajo’ que tiene nuestro cuerpo para transmitir infecciones y bacterias. Primera lección: antes de ponerte un tampón, lávate siempre las manos con agua y jabón para evitar que puedan entrar en tu cuerpo microbios y otras sustancias no deseadas.

En segundo lugar, una lección tan o más importante que la primera. Debemos usar un tampón de capacidad adecuada a nuestro flujo menstrual. Además, si podemos adaptar esta capacidad a la intensidad de flujo durante los días de la menstruación mejor que mejor. De hecho, como especialistas, siempre recomendamos utilizar un flujo algo menor.

Por último, otro mantra que debemos repetirnos: cambiar el tampón de manera regular pasadas unas 4 horas y nunca superar las 8 horas, algo que desaconsejamos. Lo ideal es utilizar un flujo inferior y aumentar la frecuencia de cambio. De esta manera cumplimos con las premisas dos y tres a la vez. Ya lo apuntábamos en el anterior post, desconfía de la súper absorción. El algodón natural es el mejor componente para estar en contacto con tu piel y no necesita ser alterado para asegurar una buena absorción del flujo menstrual.

Aunque parezcan recomendaciones muy obvias, es importante que las tengamos siempre presentes y más en estos meses en los que, lógicamente, aumenta el consumo de tampones.

 

 


Por un verano libre de súper absorción

junio 26, 2018

Nunca falla. Llega el verano y sí, es cierto, los días son más largos y nuestras agendas pueden sufrir algo de colapso: amigos, vacaciones, tiempo libre, actividades… Pasamos más tiempo fuera y eso es una realidad. En ella, como no puede ser de otra manera, hay algo que tampoco falla. Y es la regla. Desde Farmaconfort lo sabemos. Sabemos que cada estación requiere nuevas necesidades y que es necesario adaptarse.

No es casualidad que, precisamente por eso, el tampón sea uno de los productos ‘estrella’ de la temporada. Su versatilidad, discreción e idoneidad en días de playa y piscina dan fe de ello. A nosotros nos encanta y de hecho lo tenemos de dos clases, con aplicador y sin aplicador. No obstante, hay una promesa, la gran promesa, con la que todos los grandes fabricantes visten sus spots con la llegada del calor: la súper absorción. Un ‘súper poder’ cuanto menos, inquietante.

De la misma manera que siempre recomendamos utilizar niveles de absorción de flujo inferiores o cambiar el tampón o compresa cada 4-6 horas. No necesitamos ‘más’, sino necesitamos mejor. Hay que cambiar el foco. Las mujeres no necesitamos tampones que nos súper absorban, sino productos que respeten nuestra piel.

Por si fuera poco, los anuncios de compresas siguen empeñados en convertirnos en mujeres híper-activas y en verano, claro, mucho más. Súper mujeres que hacen de todo. Tango, playa, gimnasia de alto nivel, saltos… ¡Qué presión! Alguna vez la regla nos podría venir estudiando o trabajando. Nada más lejos de la realidad televisiva. Con esa ‘agenda’ es normal que la súper absorción sea requisito obligado.

Sabemos que la publicidad no es un espejo exacto de la realidad, sino que ofrece una visión idealizada, en este caso, de la menstruación. Lo entendemos y no pretendemos cambiarlo. Pero, ¿acaso no existe otra menstruación que idealizar?

Es el momento de entender las necesidades menstruales de la mujer como una responsabilidad, sin frivolidad y sí con mucho conocimiento. Sólo así podremos desarrollar mejores productos que quizá no te ayudarán a saber bailar tango, pero sí serán más respetuosos con tu piel.





A %d blogueros les gusta esto: