Incontinencia: de grandes males… grandes silencios

septiembre 14, 2016

post_blog

¿Sabías que la incontinencia urinaria afecta a un total de 6,2 millones de personas en España, de las cuales más de 5 millones son mujeres? Se trata de una cifra nada desdeñable puesto que representa ni más ni menos que a un 24% de la población femenina en nuestro país.

Resulta curioso como, una vez más, aquello que afecta a miles de personas (o cientos de miles) y que por lo tanto debería ser normalizado con más agilidad, se enquista con una opacidad inusitada. Somos expertos en hacer de grandes males, grandes silencios, tras los que frecuentemente suelen estar las mujeres.

No es la primera vez que hablamos de la menstruación como tabú, aunque hoy ése no es nuestro tema. Lo es la incontinencia urinaria y en particular la que afecta a las mujeres. Un tabú alarmante pues se conoce que pese a afectar a más del 20% de las españolas, el 75% no acude al médico por “vergüenza o por creer que no hay solución. De hecho, no son pocos los momentos en los que puede aparecer: en el embarazo (por el peso del bebé), después del parto o durante la menopausia, son los ejemplos más frecuentes.

Según un estudio del Hospital Nisa Pardo de Aravaca realizado con motivo del Día Mundial de la Incontinencia Urinaria (que fue el 14 de marzo), el estudio revela que al 90% de las mujeres les preocupa realizar acciones de la vida cotidiana como toser, estornudar o reír por miedo a sufrir pérdidas de orina. Por otro lado, el mismo estudio destaca que al 80% les inquieta el olor que puede aparecer tras los escapes de orina.

Y es que, como todo ‘buen tabú’, la incontinencia, afección que se caracteriza por pérdida del control de la vejiga, tiene importantes efectos psicológicos en quienes la padecen. Sin ir más lejos, el estudio, señala que al 46% de las mujeres les ha llegado a influir a la hora de elegir su indumentaria mientras que el 87% declara que les preocupa que la incontinencia vaya a peor.

Sea como sea, existe una necesidad urgente de dotar de un espacio de normalidad a la incontinencia y tratarla no como un lastre, sino como una circunstancia que afecta a muchas mujeres, las que lo dicen y que no lo dicen. Para todas ellas, Farmaconfort ha desarrollado varios productos pensados para dotar de una mayor protección a todas aquellas mujeres con incontinencia ligera. Nuestro objetivo, que puedan disponer de una gama de productos diseñados para que la piel esté en contacto con puro algodón 100% hipoalergénico, dermatológicamente testado. Es lo que mejor sabemos hacer. Si quieres más información: www.farmaconfort.com/farmaconfortplus


Todo sobre mi regla (III)

agosto 30, 2016

BLOG_02

 

¿Qué necesidades y qué habilidades sentimos o nos afectan durante los diferentes ciclos menstruales? Una de las metáforas (no la única) más fáciles de entender las cuatro fases del ciclo menstrual son las cuatro estaciones.

Así, tal y como encontramos en el blog ‘Conecta con tu menstruación’, la semana después de tener la regla coincide con la primavera. Estación que simboliza perfectamente el tiempo para la renovación y que de la misma manera que lo hace en la naturaleza, en nuestro cuerpo se traduce en un aumento de energía física y en nuestras capacidades de concentración, planificación y consecución. ¡Es tiempo de caza! Esta fase representa el mejor momento de nuestro ciclo para empezar proyectos nuevos, ‘para tomar acción, trabajar sola y lograr resultados en base a unos objetivos’.

La semana siguiente coincide con la ovulación. Estos días vendrían representados por el verano, ¡tiempo de cosecha! Se trata de la fase expresiva, sociable, empática y radiante. Según podemos leer, podemos aprovechar esta fase de nuestro ciclo para resolver conflictos, quedar con amigos o familia, pareja, y ‘presentar nuestros proyectos o ideas a los demás’.

Como la vida misma, la siguiente fase que nos encontramos es la premenstrual, que coincide además que la estación del año que más nos cuesta: el otoño. Es de hecho, la fase ‘con la que más nos tenemos que reconciliar’. Nuestros niveles de energía menguan y se impone la necesidad de vivir más de puertas adentro que en anteriores fases. Es el momento de soltar lastres, limpiar, vaciar para renovarse, de la misma forma en la que los árboles se despojan de sus hojas. Según apuntan, en esta fase reside el quid del autoconocimiento del ciclo y convertir lo que puede ser un problema (no querer salir) a una fase perfecta para la creación e intuición más liberadora e íntima (lectura, escritura…).

Se acabó el otoño y llego el invierno. Nuestro ritmo y energía descienden. Es el momento de la menstruación. Días para priorizar aquello esencial: descanso, reposo, cuidado. El final del ciclo, como si se tratará de un cuenta, requiere de una reflexión. Esta es su fase. Un momento para detenerse, evaluar y ‘conectar con lo que realmente es importante para nosotras’. Rápidamente, sin que nos demos cuenta, llegará la primavera…

 


Todo sobre mi regla (II)

agosto 10, 2016

BLOG_01

Como ya apuntábamos en el anterior post, lo de ser mujer no es algo que podamos reducir a 4 días al mes. ¿Eso qué significa? ¿Que durante el resto del mes no lo somos? ¿O… más bien es que no lo queremos parecer o quieren que lo parezcamos? Se acabó. Ser mujer es algo que se extiende a lo largo y ancho del mes. En concreto, de sus 28 días.

A pocas personas que sigan este blog se le escapa (quizá alguna despistada) que el ciclo menstrual dura lo mismo que el ciclo lunar: 28 días. Y que el ciclo menstrual consta de 4 fases, las mismas que el ciclo lunar. Eso convierte nuestra vida en un ciclo, un ciclo marcado por 4 lunas. Un ciclo de fertilidad que desarrolla cada una de nosotras y que nos convierte en una mujer completa y compleja: una mujer formada de cuatro mujeres, y sus respectivas necesidades y habilidades.

Seguir o pretender seguir el mismo ritmo mengua estas habilidades porque los ritmos y patrones que rigen nuestra sociedad no son capaces de nutrir esas necesidades que afloran según la fase menstrual. En su lugar, cabalgamos siempre a la misma velocidad, esperando a que lleguen ‘esos días’ (y, sobre todo, que pasen rápido).

A veces lo más preocupante de un dolor, de una reacción o de un malestar es, sencillamente, no saber de dónde proviene. Si algo puede incrementar la sensación de angustia, es el desconocimiento.

Por eso, si aceptamos que nuestro cuerpo y emociones sienten de manera diferente según cómo avanza nuestro ciclo, las molestias, los dolores, hallarán un sentido, un por qué, una razón, una explicación. En buena medida, entender su origen nos acercará a su normalización. Y en consecuencia, a nuestro bienestar.

No te pierdas el tercer y último post de ‘Todo sobre mi regla’ donde abordaremos, por fin, las cuatro fases del ciclo menstrual y su efecto en nuestras capacidades y necesidades.


Todo sobre mi regla

julio 25, 2016

farmaconfort_higiene_algodon_ecologico_natural_mujeres_femenino_regla_menstruacion_BLOG 02

¿Recuerdas cuándo te vino la regla por primera vez?

La edad que tenías, dónde estabas, con quién, la primera persona a la que se lo comentaste, cómo te sentiste, qué sabías sobre la regla en ese momento… Para algunas puede que se trate de un vago recuerdo, más o menos lejano en el tiempo. No obstante, es determinante para entender (desde ese mismo momento y durante años) un fenómeno que tiene la virtud de ser tan común como excepcional.

De la misma manera que algunas guardamos ese recuerdo de pubertad algo borroso, también es cierto que pocas veces nos paramos a pensar en lo que verdaderamente hay detrás de ese milagroso sangrado mensual. A menudo la ecuación de la menstruación se simplifica de la siguiente manera: regla = dolor + sangrado x 1 vez al mes / tampón o compresa + ibuprofeno.

Más aún; las circunstancias que rodean esa ecuación suelen ser algo frívolas o superficiales y se presentan en forma de preguntas tan simples como: ¿cuándo me viene? ¿tengo que hacer algo importante esos días? ¿podré seguir con mi vida normal? ¿llevo tampones en el bolso? ¿cuál es el mejor sistema para hacer ‘desaparezcan’ la regla y sus síntomas?

En definitiva: nuestro objetivo es difuminar la regla lo máximo posible: llevarla a un segundo plano. Volverla invisible. Al menos es lo que la sociedad que pinta la sangre azul nos reclama en sus anuncios. Discreción, normalidad, ‘aquí no pasa nada, sigue con tu vida’. Pero lo cierto es que sí, sí pasa, y tu cuerpo, emociones y sensibilidad no son ajenos a tu ciclo menstrual. Por suerte.

Quizá sea el momento de empezar a hacernos otras preguntas para tomar mayor conciencia de nuestro útero y ovarios, de nuestra fertilidad y de los cambios físicos y hormonales que experimentamos en cada ciclo. Es el momento de dejar atrás la ‘fiebre’ por la discreción y abrazar la ‘honestidad’ para vivir un fenómeno que no sólo dura de 4 a 7 días, sino que envuelve y guía a la mujer en 4 fases diferenciadas capaces de convertirnos en seres únicos, poderosos y, pese a todo lo que se haya dicho, fuertes.

Como mujeres, tenemos el derecho de reconectar y (volver) a entender más profundamente las energías y necesidades de las cuatro fases de nuestro ciclo (pre-ovulación, ovulación, pre-menstruación y menstruación). El objetivo no es otro que aprovechar las capacidades y talentos propios de cada fase.

En el siguiente post os contaremos los detalles de estas 4 fases… ¡No os lo perdáis!


Algo más que un producto de necesidad

julio 13, 2016

Sanitary napkins and tampons on white background

Es un hecho. La menstruación no es un lujo, pero en algunos países siguen tratándola fiscalmente como tal, sin ir más lejos, en Reino Unido. Muchos lo ven como un impuesto sexista… y lo cierto es que no están faltos de razón.

Mientras, a unos cuantos miles de kilómetros de aquí, se acaba de aprobar la distribución gratuita de productos de higiene menstrual íntima en escuelas públicas, cárceles y albergues para las personas sin hogar de Nueva York. ¡Por unanimidad!

Según recoge la BBC, la ciudad de los rascacielos se ha convertido en la primera gran urbe del país en implantar este programa. Lo cierto es que no nos puede parecer más lógico: ¿puede un producto que va a necesitar la mitad de la población mensualmente durante 35 años estar tasado con uno de los impuestos más elevados? Ni puede, ni debe. Debe ser reconocido como un producto de uso básico y necesario. Por eso, Bill de Blasio, su alcalde demócrata, ya se ha mostrado favorable a esta iniciativa social: “Los tampones y las compresas no son lujos, sino productos de primera necesidad”, dijo en declaraciones citadas por 20 Minutos.

¿Pero sabéis quién está detrás de esta iniciativa? La concejal Julissa Ferrares-Copeland, quien afirmó que no le importaría darse a conocer como la “legisladora del período”, tras explicar que “el período femenino ha sido estigmatizado durante demasiado tiempo”. ¡Bien por ella porque está cargada de razones!

El proyecto, según podemos leer en el Diario de León, irá destinado a cubrir las necesidades menstruales de las estudiantes entre once y dieciocho años en las escuelas públicas. Los tampones y las compresas serán distribuidos en los baños de los centros educativos. Además, para evitar suspicacias, los dispensadores llevarán un temporizador para que las jóvenes no puedan apretar el botón constantemente y vaciar los suministros de forma indiscriminada.

Lo cierto es que Nueva York no es el único caso: el activismo social que abraza la máxima «menstruar no es un lujo» (my period is not a luxury) ha logrado desde eliminar el ‘impuesto del tampón’, como es el caso de Canadá hace un año, hasta su rebaja del 20% al 5,5% en Francia y el compromiso del gobierno de Cameron, en Reino Unido, de destinar la recaudación del 5% hasta ahora vigente de IVA a programas sociales para mujeres.

¿Y en España? Pues, como ya sabréis, el debate apenas se ha abordado. Aunque vale la pena recordar que hace poco más de un año la Asociación de Consumidores Facua planteó la rebaja del IVA en estos productos del 10% al 4% y el único candidato que se comprometió con la medida en la campaña electoral al 20-D fue Alberto Garzón.

* Facebook: ¿Puede un producto que va a necesitar la mitad de la población mensualmente durante 35 años estar tasado con uno de los impuestos más elevados? Mira lo que han aprobado en Nuevo York: http://www.montevideo.com.uy/auc.aspx?312207


Aprende a disfrutar de los días de playa… con la regla

junio 22, 2016

Consejos_salud_mujeres_Farmaconfort_verano_playa_piscina_vhigiene_intima_mujeres_algodon_natural_spain_tampones_compresas_Playa_veranp

Ahora sí, superado ya el temido 40 de mayo que parecía no llegar nunca y metidos ya de lleno en el verano, es el momento de disfrutar a tope de los días de playa. Pero… ¿y si nos viene la regla? Lo mejor, querida, es que dejes de preguntarte ‘y si’… La regla viene cada 28 días. Sé realista y ten por seguro que, en algún momento y otro, algún día de playa se cruzará en tu camino.

Pero es que además hoy nos ha sorprendido un fenómeno muy inquietante: si tecleas en Google las palabras ‘playa’ y ‘menstruación’, entre otras combinaciones (piscina, regla, verano…), la cantidad de información imprecisa, inexacta, infundada y, en definitiva… errónea que hay es directamente proporcional al volumen de preguntas y dudas que se desprenden de foros y blogs. ¿Por qué hay tanto desconocimiento sobre cómo hacer frente a un día de playa teniendo la regla? ¿De dónde surge este vértigo? ¿Este pánico?

Es cierto. Según el día o, mejor dicho, el momento, tener la regla quizá no sea lo más divertido que pueda pasarte en un día de playa… pero no por ello debemos de mortificarnos y empezar a poner velas para alterar nuestro calendario menstrual. Al final nos molestará lo mismo en la playa que en la oficina, en el coche, o de compras. Tenemos la regla cada mes, y es preciso que nuestro día a día transcurra con normalidad. También los días de verano.

Siendo conscientes de que nos va a venir la regla, lo mejor que podemos hacer es ser prevenidas y llevar en
el bolso todo lo necesario para afrontar la jornada sin sobresaltos. Y ‘todo lo necesario’ es muy fácil de encontrar. Ten a mano siempre un tampón de recambio. Además, si en días normales se aconseja cambiar el tampón por debajo de las 6 horas, esta frecuencia debe incluso aumentar si estamos en la playa o la piscina. Utiliza siempre un nivel de flujo inferior pues es mejor cambiarse más a menudo. Ah! Y por supuesto, sólo de algodón natural, provisto de velo de seguridad y exento de súper-absorbentes y otros componentes tóxicos para tu piel.

No olvides secarte bien con la toalla y mantener al margen de humedades ‘extra’ tus zonas íntimas. Lleva siempre ropa interior limpia y seca de repuesto: ¡siempre! No permanezcas con el bañador o la parte baja del biquini húmedo más tiempo del necesario para evitar infecciones.

Lo mejor que puedes hacer para despreocuparte es llevar contigo el Kit de Higiene Femenina: una práctica bolsita impermeable perfecta para los días de playa y los vaivenes del verano. Así que ya sabes, coge la bolsa de baño y mete de todo, de todo, menos miedos y prejuicios infundados…  El verano es tuyo, ¡disfrútalo!


8 consejos para una higiene menstrual más sostenible

mayo 27, 2016

POST_FARMACONFORTPost_blog_Consejos_salud_mujeres_higiene_intima_mujeres_algodon_natural_spain_web

Esta semana se celebra, como cada 28 de mayo, el Día Mundial de la Higiene Menstrual. Como sabéis, la celebración de este día, impulsada por la ONG alemana Wash United, tiene como objetivo educar y concienciar a niñas y mujeres de la importancia de seguir unos hábitos saludables durante la menstruación. No olvidemos que durante su vida fértil una mujer puede llegar a utilizar más de 15.000 tampones, protegeslips y compresas. Asimismo, persigue un objetivo doblemente ambicioso y necesario: romper el silencio sobre el papel fundamental que tiene la higiene mens
trual
en la economía, la salud, la educación, el medio ambiente y los derechos humanos.

Desde Cohitech, siempre hemos apostado por una higiene femenina más saludable y natural, con una amplia gama de productos que cubre todas las necesidades de la mujer con los beneficios del Puro Algodón Natural y Ecológico. No podemos sino sumamos a esta iniciativa con 8 consejos para una higiene menstrual ecológica y sostenible con el medio ambiente y la salud de la mujer:

  1. Utilizar compresas, protegeslips y tampones de algodón ecológico. Este material es transpirable, garantiza un nivel óptimo de humedad, es compatible con el pH fisiológico y es hipoalergénico. A diferencia del cultivo del algodón tradicional, no se utiliza ningún tipo de pesticida, fungicida, insecticida, ni fertilizantes químicos, y son beneficiosos para crear más O2 y proteger la capa de ozono. Además, se contribuye a evitar la tala de árboles para obtener la pulpa de celulosa
  1. Lavar la zona íntima con geles ecológicos para no alterar el equilibrio del pH vaginal. Los geles ecológicos garantizan que serán suaves y delicados con la piel gracias a su base de materiales naturales y extractos ecológicos. No contienen sustancias químicas, muchas de ellas derivadas del petróleo que son más agresivas además de contaminar el medio ambiente. Además, no te estás poniendo en la piel ningún producto sobre el que existen dudas de si tiene efectos sobre la salud a largo plazo.
  1. Evitar la excesiva higiene. La vagina tiene su propia protección y lavarla en exceso puede debilitar su pH. Evitar el uso de duchas vaginales excepto si el ginecólogo lo recomienda.
  1. Evitar el uso de productos perfumados. Detrás de un aroma artificial se esconden composiciones químicas complejas, algunas de las cuales están catalogadas como disruptores endocrinos.
  1. Utilizar ropa interior de algodón, ya que nos protege, y al mismo tiempo, nos ayuda a prevenir alergias en la delicada piel de nuestra zona íntima, entre ellas enrojecimiento, picazón y erupciones. Es fundamental usar ropa interior de algodón si tenemos alguna infección vaginal. Evitar siempre que sea posible el uso de tejidos sintéticos y apostar por tejidos libres de químicos. Las prendas de algodón duran mucho más que la lycra o fibras sintéticas, aun con mucho uso y lavado a cuestas.
  1. Buscar productos elaborados con materiales naturales, ecológicos y biodegradables con un menor impacto medioambiental.
  1. Evitar el uso de ropa muy ajustada, ya que favorece el calor y la humedad, entorno óptimo para bacterias e irritaciones
  1. Procurar llevar una dieta saludable a base de alimentos ecológicos, controlar el estrés y hacer deporte para preservar el buen estado del sistema inmunológico.

A %d blogueros les gusta esto: