3 propuestas de regalos para una Navidad con conciencia

diciembre 3, 2018

 

Se acerca la Navidad y no se esperan grandes sorpresas: cada año, el mismo desfile de comidas, cenas, visitas y sobremesas que se alargan entre desplazamiento y desplazamiento. Una visita por aquí, un compromiso por allá. Aún queda, sí, pero las alarmas, sin embargo, ya están encendidas.

Es oficial, las luces de la calle nos alertan: es tiempo de compras y una preocupación sobrevuela por encima de otras: ¡los regalos! Otra vez el mismo ritual y las mismas dudas. Acertar es cada año más difícil y la promesa de un regalo 100% práctico que no se quede en el olvido nos obliga a tener los ojos bien abiertos. Desde Farmaconfort os proponemos algunos regalos para acertar y ser siempre recordados:

 

1.- Para futuras mamis (y papis)

¿Te atreves a personalizar un pack de producto con productos para el post-parto 100% de algodón hipoalergénico? Nada más práctico y valioso para esos días en los que te todo el mundo regala de todo menos lo que verdaderamente necesitan: la tranquilidad de saber que la piel de la mamá está en contacto con su bebe y no con perfumes ni plástico.

 

2.- Para amigas invisibles

No hay una menstruación invisible, pero sí una que es capaz de reducir residuos y recursos. La copa menstrual, una alternativa a compresas y tampones, natural, cómoda, ecológica y reutilizable que conquista siempre a quién la prueba. La copa menstrual de Farmaconfort es ideal para todo tipo de mujer y es tan fácil de usar (o más) que un tampón.

 

3.- Para ávidas lectoras

Si miramos la vista atrás coincidiremos en una cosa: 2018 ha sido un año en el que el feminismo ha vuelto reclamar su justo y necesario lugar en el mundo. La revista Vogue comparte una lista de libros feministas imprescindibles que marcarán 2019 y que harán las delicias de las lectoras que no quieren perder detalle de esta necesaria revolución. Un regalo perfecto que también admite ser auto-regalado.

 

 

 


¿Cómo afecta el invierno a nuestro ciclo menstrual?

octubre 31, 2018

 

Es oficial. El frío ya ha llegado y con el esperado -pero menos deseado- cambio de hora, no solo hemos atrasado los relojes: hemos vuelto a sacudir algunos de nuestros ciclos naturales más básicos. Un ejemplo muy básico: el del sueño. ¿Sabías que el cambio de hora produce una alteración en la secreción de melatonina? Esta hormona es la que actúa regulando los estados de vigilia y sueño en función de la luz solar. Es decir, a más luz se produce menos melatonina, por lo que la función de inducir el sueño que tiene esta hormona se produce de forma más tardía. Y con el cambio, la hemos alterado. De ahí el cansancio, la fatiga o la irascibilidad que nos acompañan los días posteriores. Pero no hay que alarmarse, solo es cuestión de días.

Es un ejemplo que ilustra que cualquier alteración, por muy leve o temporal que sea, siempre viene acompañada de algún cambio. Acción, reacción. Y la llegada del frío no es un ninguna excepción. Es de hecho, un cambio fuerte y brusco que no solo afecta a nuestro armario y nuestro sueño: también afecta a nuestra menstruación. El sol, la temperatura, la humedad, la precipitaciones, el viento, la presión atmosférica… El ciclo menstrual no es ajeno a estos factores y manifiesta diferencias según las estaciones.

La más evidente es que el calor es un factor vasodilatador de la sangre, por lo que es fácil deducir que a más calor, la menstruación sea más abundante y menos dolorosa. Por el contrario, las bajas temperaturas pueden reducir la cantidad de sangre pero, al mismo tiempo, incrementar la intensidad. También hay estudios ponen de relieve que otoño es una de las estaciones en las que el estado de ánimo más se resiente: cambios bruscos de temperatura que pueden intensificar los síntomas premenstruales.

En definitiva, si el clima afecta a los ciclos naturales, el menstrual no iba a ser una excepción. Sea como sea, ser conscientes de los cambios, de por qué se producen y cómo nos afectan, es el mejor aliado para saber identificar los síntomas, sin alarmas y sí con mucha naturalidad. Y para ser conscientes de los cambios que acompañan nuestro ciclo, no lo dudes: www.mujerciclica.com


Día de la Menopausia: revolución y oportunidad

octubre 18, 2018

 

Hoy es el Día de la Menopausia, un proceso por el que pasan todas las mujeres entre los 45 y 55 años aproximadamente y cuyo principio y fin más básico es la retirada del periodo menstrual. Es decir, el fin de la época fértil de la mujer. Pero en este proceso, como en tantos otros, el fin no es el fin, sino que puede (y debe) ser un nuevo principio.

 

La OMS define la menopausia como “el cese permanente de la menstruación, determinado de manera retrospectiva, después de doce meses consecutivos de amenorrea, sin causa patológica”. Los primeros síntomas de la menopausia son reglas irregulares, dificultad para realizar la digestión, hinchazón e insomnio. A ellos se suman la sequedad de la piel, los dolores de cabeza y los cambios constantes de la temperatura corporal. Esto en teoría.

En la práctica, el cuerpo de la mujer deja de producir estrógenos y se reduce la progesterona, principal hormona reproductiva, dando como resultado el cese del periodo menstrual. La retirada de la regla, es cierto, ha sido sinónimo de preocupación y alternaciones físicas y psicológicas. Estas últimas, asociadas muy seguramente a la aparición de sofocos, cambios de humor, aumento de peso, agotamiento y pérdida de lívido, entre otros síntomas.

Sin embargo, el Día internacional de la Menopausia se ha impuesto como una jornada que busca invitar a la concienciación y educación con el fin de naturalizar esta fase, comprenderla y, en última instancia, ayudar a las mujeres que han de enfrentarse a ella. La menopausia en positivo o cómo desvincular el proceso de la vejez para ubicarla en un nuevo estadio: dinámico, activo y repleto de oportunidades en las que sumar más calidad de vida.

Desde Farmaconfort hoy os recomendamos el libro “¿Soy yo o es que aquí hace mucho calor?”, una guía que ofrece claves para transformar la menopausia en algo más que un fin de etapa de la mano de Laura R. de Galarreta y Charo Izquierdo que han tratado de ir más allá de las cifras y de la información científica disponible. “Lo que había escrito eran explicaciones con un carácter muy médico a las que les faltaba aterrizar en la realidad de nuestro cuerpo como mujeres y de las situaciones que nosotras vamos a afrontar”, explica Charo Izquierdo.

Menopausia: más allá de los sofocos

Con este objetivo, las periodistas han llevado a cabo una amplia labor de documentación junto a grandes profesionales de diferentes ámbitos relacionados con la salud, desde nutricionistas hasta dermatólogos o entrenadores personales, para aportar una visión transversal de esta etapa, que no es más que otro momento en la vida de la mujer asociado a una serie de características fisiológicas.enopausia, mujeres en la menopausia, que es la menopausia en las mujeres, mujeres con menopausia, como es la menopausia en las mujeres, Compresas algodón, natural, naturales, ” /> <me

 

 

 



Desnuda tu piel de plásticos y perfumes

julio 18, 2018

En la frutería del súper se puede ver una caja de un material a simple vista parecido al ‘porexpan’ con media piña pelada. También puedes llevarte unos gajos de mandarina, por supuesto, pelada. O unos trozos de sandía. Todo envuelto, eso sí, con el clásico papel de film. Es decir, fruta pelada y envuelta en plástico. Recapacitemos: ¿es necesario envolver la fruta de plástico cuando ésta ya posee la capa protectora más eficiente que existe en la naturaleza? La piel.

En respuesta a esta aberración, surgió una iniciativa bajo el nombre #DesnudaLaFruta. Su objetivo: denunciar el excesivo uso de plástico en la comercialización de frutas y verduras. Tras varias semanas en marcha, la campaña ha llenado las redes de fotos que muestran el despilfarro de un material que, al contrario que la piel, no se biodegrada.

El hombre es el único animal capaz de hacer algo así, pero también es capaz de aplicar el mismo modelo de estupidez y tropezar dos veces con la misma piedra. Algo parecido es lo que ocurre en nuestras compresas y protegeslips. No porque estén envueltos de plástico, sino porque lo contienen y pueden contener substancias potencialmente tóxicas o sintéticas que, bajo el nombre, perfumes, tienen como objetivo disfrazar un supuesto mal olor que no sería tal de no existir el perfume que lo pretender enmascarar.

¿Es necesario añadir perfumes a nuestras compresas cuando la menstruación no huele y lo que huele es, precisamente, el resultado de la escasa transpiración que se produce cuando una compresa está en contacto con nuestra piel y se encuentra con componentes potencialmente tóxicos y/o sintéticas? ¿No será más fácil, sostenible y natural (y económico) apostar por tejidos naturales, hipo-alergénicos y transpirables como el algodón?

Casi siempre (por no decir siempre) el camino más corto entre el punto A y B es una línea recta y eso es justamente lo que no encontramos en la gran mayoría de productos de higiene menstrual. Como consumidores, debemos exigir transparencia y honestidad a los productos que consumimos. No debemos contribuir en rizar más un rizo que afecta a nuestra salud y la del planeta. Desnudemos la fruta de plásticos y hagámoslo también con nuestra piel. Para que el planeta y nuestro cuerpo puedan, al fin, respirar.

 

 

 


Tampón y verano: que NO debes hacer

julio 9, 2018

No importa si tu destino es playero o montañero. Si tienes previsto recorrer kilómetros de selva, no salir de piscina o habitar la ciudad libre de gente y tráfico. Las ventajas del tampón en los meses de estío son incuestionables. Es el rey del verano. Discreto y seguro, a estas alturas nadie duda de su eficacia y comodidad y su reinado promete ser largo ; ) No obstante, siempre es bueno recordar algunos consejos y pautas básicos para un correcto uso y que, por muy experimentadas que seamos, conviene tener siempre presente.

De hecho, no importa si este será tu primer verano con la regla o si, por el contrario, sabrías adivinar hasta el minuto en el que hará acto de presencia. El uso de tampones como método de higiene íntima durante los días de la menstruación requiere ciertas precauciones y recomendaciones para que resulte un método cómodo, limpio y sobre todo seguro.

Lo primero que no debes olvidar está en tus manos. Y son ellas mismas, pues son el principal ‘atajo’ que tiene nuestro cuerpo para transmitir infecciones y bacterias. Primera lección: antes de ponerte un tampón, lávate siempre las manos con agua y jabón para evitar que puedan entrar en tu cuerpo microbios y otras sustancias no deseadas.

En segundo lugar, una lección tan o más importante que la primera. Debemos usar un tampón de capacidad adecuada a nuestro flujo menstrual. Además, si podemos adaptar esta capacidad a la intensidad de flujo durante los días de la menstruación mejor que mejor. De hecho, como especialistas, siempre recomendamos utilizar un flujo algo menor.

Por último, otro mantra que debemos repetirnos: cambiar el tampón de manera regular pasadas unas 4 horas y nunca superar las 8 horas, algo que desaconsejamos. Lo ideal es utilizar un flujo inferior y aumentar la frecuencia de cambio. De esta manera cumplimos con las premisas dos y tres a la vez. Ya lo apuntábamos en el anterior post, desconfía de la súper absorción. El algodón natural es el mejor componente para estar en contacto con tu piel y no necesita ser alterado para asegurar una buena absorción del flujo menstrual.

Aunque parezcan recomendaciones muy obvias, es importante que las tengamos siempre presentes y más en estos meses en los que, lógicamente, aumenta el consumo de tampones.

 

 


A %d blogueros les gusta esto: